Ecopoesía

La ecopoesía es poesía con un fuerte énfasis ecológico o mensaje. Muchos poetas, poemas y libros de poemas han expresado preocupaciones ecológicas; pero solo recientemente se ha utilizado el término ecopoesía. Ahora hay, en la poesía de habla inglesa, un subgénero reconocible de la ecopoesía.

Antes del término, varios poemas tenían mensajes ecológicos. Aunque estos poetas no mencionaron la palabra, tenían una postura claramente “ecopoética” y ejercieron una influencia en el subgénero posterior. Los ejemplos incluyen: El poema blanco de Jay Ramsay y Carole Bruce (Rivelin Grapheme Press, 1988), Bosco (Hearing Eye, 1999; 2001) y (más recientemente) Agua pesada: un poema para Chernobyl (Enitharmon Press, 2004). Las primeras publicaciones también incluyen The Green Book of Poetry de Ivo Mosley (1995, Frontier Publishing y Harper San Francisco, 1996 como Earth Poems). Incluye más de trescientos poemas de todo el mundo, muchos traducidos por Mosley, y ayudó a definir y establecer el género.

Uno de una serie de textos seminales que ayudaron a introducir el término en un uso más amplio y crítico fue Ecopoetry: una introducción crítica editada por J. Scott Bryson (2002). Otro ejemplo del uso floreciente del término en el cambio milenario fue la revista Ecopoetics, que amplió el término de poesía a poiesis interpretada como hacer o escribir de manera más general.

Desde entonces, ha aparecido una serie de antologías y libros de poesía, ya sea empleando la palabra explícitamente o utilizando la idea como principio rector. Ejemplos recientes incluyen The Thunder Mutters (2005) de Alice Oswald, Redstart: una poética ecológica de Forrest Gander y John Kinsella, y la innovadora Earth Shattering: Ecopoems, editado por Neil Astley en Bloodaxe Books (2007).

Una de las principales características de la ecopoesía, según la definición de James Engelhardt, es que está conectada con el mundo de una manera que implica responsabilidad. Al igual que con otros modelos que exploran y asumen compromiso (marxismo, feminismo, etc.), la ecopoesía está “rodeada de cuestiones éticas”.

Como un medio para describir la poesía o los proyectos poéticos que abarcan el imperativo ecológico de la sensibilidad personal y el cambio social, la ecopoesía ha sido citada por escritores como John Burnside y Mario Petrucci.

Los contenidos
El tema recurrente de los poemas de “Ecopoesía” es la naturaleza y su preservación.
El eco-poeta no es el cantante de la Naturaleza de Arcadia o de la poesía bucólica clásica, sino que es él quien detecta, además de la belleza, los problemas que lo perturban. El encanto de un paisaje prístino sumerge al poeta en la paz de la unidad de la creación, pero al mismo tiempo le da la conciencia de sus responsabilidades para su conservación.

“Ecopoesia” es, por lo tanto, un intento de expresar en verso la conciencia de esta interconexión con la naturaleza, así como el trabajo de aquellos que dibujan e informan emociones desde adentro, identificándose con las entidades que la pueblan; el animal torturado, el árbol secular desarraigado, toda la Tierra habla directamente y envía su mensaje de alarma o dolor a través de los versos. Como escribe la poeta inglesa Helen Moore

“Que Gaia, nuestra Gran Madre, hable a través de mí … ¡que pueda ser un canal, un conducto para las palabras de la Naturaleza!”

El poeta se convierte así en portavoz de la emergencia ambiental y establece una relación nueva e igualitaria con la Naturaleza, pasando de la perspectiva antropocéntrica a la biocéntrica.
Como Jonathan Bate escribe “El poeta debe tener la capacidad de devolvernos a la Tierra, que es nuestro hogar”.

En la “Ecopoesía”, junto a la tradicional comunicación poética empática y puramente emocional, se ajusta el momento racional de la conciencia de la criticidad ambiental de nuestro planeta y la necesidad de remediarlo.
De esta forma tratamos de superar los prejuicios del pensamiento bipolar del siglo pasado que estableció una clara separación entre la razón y la creación artística.

Según el poeta canadiense Di Brandt, después de haber separado estas dos realidades, se ha creado un conflicto esquizoide en la capacidad expresiva, un conflicto que hoy debe repararse mediante (“pensamiento reparador”) que es una forma interconectada de pensar y sentirse capaz de involucrarse en el mismo tiempo, racionalidad y sentimientos y generan una expresión artística multidimensional cercana a la sensibilidad y la formación cultural de los hombres de hoy.

La poesía, con el poder de sus sugerencias, debería recuperar su papel como comunicador de las emociones colectivas.

La forma
“Ecopoesia” también se caracteriza por su especificidad en la forma expresiva. Su forma poética es parte de una realidad marcada por la globalización y la interculturalidad y, deliberadamente, utiliza una comunicación poética simple y clara, comprensible para todas las culturas, por lo tanto, también fácilmente traducible, para difundirse entre un público cada vez más amplio y comunicarse y compartir los valores de su hora.

Según el poeta español Luis García Montero, “Un poema que aspira a realizarse como un género vivo y capaz de crear emociones significativas … útil para recordarnos que la historia se vive solo en primera persona y para enseñarnos que esta primera persona está involucrado en la realidad y tiene responsabilidades éticas “. Para hacer esto, un lenguaje poético se libera de los artificios lingüísticos y de la comunicación intercultural accesible.

Difusión
La “Ecopoesía” se ha establecido especialmente en el mundo de la cultura anglosajona, donde la similitud del idioma, la mayor sensibilidad a los problemas ambientales, ha significado que este movimiento cultural se extendió como un incendio forestal, en poco tiempo, desde los Estados Unidos. Unidos, a India, de Australia a Canadá. Y es en Canadá, en la “Universidad de Brandon”, donde nació una publicación de investigación sobre “Ecopoesía y poesía posmoderna”.

El poeta estadounidense Gary Snyder, ensayista, escritor y activista ambiental y la poeta estadounidense Mary Oliver, cuya poesía de la naturaleza es sin duda una de las más inspiradas, pueden considerarse entre los precursores de la ecopoesía. Entre los exponentes más recientes: el poeta y científico Mario Petrucci y John Burnside y Alice Oswald.

Hay revistas literarias sobre el tema, entre las cuales la más conocida es “Ecopoética” editada por Jonathan Skinner. El texto de la crítica literaria, “Ecopoesía: una introducción crítica” de Scott Bryson, profesor de literatura inglesa en el “Mount St. Mary’s College” en Los Ángeles y uno de los críticos literarios de la ecopoesis más autorizados y expertos. Actualmente está preparando una nueva antología de ecopoesis y biografías sobre ecopoesías.

De gran importancia son las dos colecciones poéticas y las numerosas antologías de Neil Astley (autor inglés y director de la editorial “Bloodaxe Books”, que fundó en 1978) y en particular la publicada en 2007, titulada “Earth Shattering – Ecopoems”.