Antropología ecológica

La cultura ecológica es parte de la cultura universal, un sistema de relaciones sociales, estándares morales y éticos sociales e individuales, opiniones, actitudes y valores relacionados con la relación entre el hombre y la naturaleza; convivencia armoniosa de la sociedad humana y el medio ambiente natural; Un mecanismo integral de adaptación del hombre y la naturaleza, realizado a través de la actitud de la sociedad humana hacia el medio ambiente natural y los problemas ambientales en general. Desde el punto de vista del proceso científico y educativo, la cultura ecológica se considera una disciplina separada dentro del marco de los estudios culturales.

La antropología ecológica es un subcampo de la antropología y se define como el “estudio de las adaptaciones culturales a los ambientes”. El subcampo también se define como “el estudio de las relaciones entre una población de humanos y su entorno biofísico”. El foco de su investigación se refiere a “cómo las creencias y prácticas culturales ayudaron a las poblaciones humanas a adaptarse a sus entornos, y cómo las personas usaron elementos de su cultura para mantener sus ecosistemas”. La antropología ecológica se desarrolló a partir del enfoque de la ecología cultural, y proporcionó un marco conceptual más adecuado para la investigación científica que el enfoque de la ecología cultural. La investigación realizada bajo este enfoque tiene como objetivo estudiar una amplia gama de respuestas humanas a los problemas ambientales.

La actividad sobre la formación de la cultura ecológica se llama “educación ambiental”. Dicha actividad consiste en la difusión del conocimiento ambiental, así como en fomentar el respeto por el medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales.

El antropólogo ecológico, Conrad Kottak, publicó argumentando que existe una antropología ecológica más antigua, ‘funcionalista’ y de estilo apolítico, y, al momento de escribir en 1999, una ‘nueva antropología ecológica’ estaba surgiendo y se recomendaba que consistiera en una intersección global más compleja, estilo o enfoque de sistemas nacionales, regionales y locales.

Antecedentes
A lo largo del siglo XX, el desarrollo de la civilización humana reveló cada vez más la contradicción antagónica entre el crecimiento de la población y la satisfacción de sus crecientes necesidades de recursos materiales, por un lado, y las capacidades de los ecosistemas, por el otro. Esta contradicción, exacerbada, condujo a la rápida degradación del entorno humano y la destrucción de las estructuras sociales y naturales tradicionales. Se hizo evidente que el método de prueba y error en la gestión ambiental, típico de períodos anteriores del desarrollo de la civilización, ha sobrevivido completamente y debería ser completamente reemplazado por el método científico.

Historia del dominio y los principales investigadores
En la década de 1960, la antropología ecológica apareció por primera vez como una respuesta a la ecología cultural, un subcampo de antropología dirigido por Julian Steward. Steward se centró en estudiar diferentes modos de subsistencia como métodos de transferencia de energía y luego analizó cómo determinan otros aspectos de la cultura. La cultura se convirtió en la unidad de análisis. Los primeros antropólogos ecológicos exploraron la idea de que los humanos como poblaciones ecológicas deberían ser la unidad de análisis, y la cultura se convirtió en el medio por el cual esa población se altera y se adapta al medio ambiente. Se caracterizó por la teoría de sistemas, el funcionalismo y el análisis de retroalimentación negativa.

Benjamin S. Orlove ha notado que el desarrollo de la antropología ecológica ha ocurrido en etapas. “Cada etapa es una reacción a la anterior más que una simple adición a ella”. La primera etapa se refiere al trabajo de Julian Steward y Leslie White, la segunda etapa se titula ‘neofuncionalismo’ y / o ‘neoevolucionismo’, y la tercera etapa se denomina ‘antropología ecológica procesal’. Durante la primera etapa, White y Steward desarrollaron dos modelos diferentes. “La distinción no es tan rígida como han dicho algunos críticos, los modelos de evolución cultural de White fueron unilineales y monocausales, mientras que Steward admitió varias líneas diferentes de desarrollo cultural y varios factores causales diferentes. Durante la segunda etapa , Se observó que el grupo posterior estuvo de acuerdo con Steward y White, mientras que el otro no estuvo de acuerdo. Los “neovolucionistas” tomaron prestado del trabajo de Charles Darwin. El enfoque general sugiere que “la evolución es progresiva y conduce a nuevas y mejores formas en períodos sucesivos”. Los “neofuncionalistas” “ven la organización social y la cultura de poblaciones específicas como adaptaciones funcionales que permiten a las poblaciones explotar sus entornos con éxito sin exceder su capacidad de carga”. La ‘antropología ecológica procesal’ se observa como nueva. Los estudios basados ​​en este enfoque “buscan superar la división en la segunda etapa de la antropología ecológica entre escalas de tiempo excesivamente cortas y largas”. El enfoque más específicamente, examina ”

Uno de los principales practicantes dentro de este subcampo de antropología fue Roy Rappaport. Presentó muchos trabajos sobresalientes sobre la relación entre la cultura y el entorno natural en el que crece, especialmente en relación con el papel del ritual en la relación procesual entre los dos. Dirigió la mayoría, si no la totalidad, de su trabajo de campo entre un grupo conocido como Maring, que habita en un área de las tierras altas de Papua Nueva Guinea.

El trabajo de Patricia K. Townsend destaca la diferencia entre la antropología ecológica y la antropología ambiental. En su opinión, algunos antropólogos usan ambos términos de manera intercambiable. Ella afirma que “la antropología ecológica se referirá a un tipo particular de investigación en antropología ambiental: estudios de campo que describan un ecosistema único que incluya una población humana”. Los estudios realizados en este subcampo “con frecuencia tratan con una pequeña población de solo unos cientos de personas, como una aldea o un vecindario”.

Cultura ecológica de los pueblos indígenas
Aunque los pueblos indígenas de diferentes regiones difieren significativamente entre sí en la cultura, la historia y las condiciones socioeconómicas de su existencia, también tienen mucho en común. Una de estas características comunes es la coexistencia armoniosa de los pueblos indígenas y el entorno natural en los lugares de residencia, la presencia de estos pueblos en un rico conjunto de normas morales y éticas relacionadas con la relación entre el hombre y la naturaleza, es decir, la presencia de un Alta cultura ecológica natural.

Efectos de la globalización en la disciplina.
Los estudios bajo la disciplina se refieren a las etnoecologías de las poblaciones indígenas. Debido a varios factores asociados con la globalización, las etnoecologías indígenas se enfrentan a desafíos cada vez mayores, tales como “la migración, los medios y el comercio difunden personas, instituciones, información y tecnología”. “Ante los incentivos nacionales e internacionales para explotar y degradar, los sistemas etnológicos que alguna vez preservaron los entornos locales y regionales son cada vez más ineficaces o irrelevantes”. También existen amenazas de “tala comercial, contaminación industrial y la imposición de sistemas de gestión externos” en sus ecosistemas locales. Estas amenazas a las formas de vida indígenas son un hecho familiar en el campo de la antropología. Conrad Phillip Kottak afirma que “hoy” Uno de los enfoques para encontrar tales soluciones es contemplar qué aspectos de la naturaleza humana conducen a la degradación ambiental. Tales características de la naturaleza humana pueden incluir el deseo de innovaciones tecnológicas, la aspiración de un estatus social más alto y una inclinación preocupada o sesgada hacia la justicia social. Otro enfoque para tratar el problema climático contemporáneo es aplicar una norma de conocimiento ecológico tradicional. El conocimiento ecológico a largo plazo de un grupo indígena puede proporcionar información valiosa sobre estrategias de adaptación, monitoreo basado en la comunidad y dinámicas entre especies culturalmente importantes y humanos. Uno de los enfoques para encontrar tales soluciones es contemplar qué aspectos de la naturaleza humana conducen a la degradación ambiental. Tales características de la naturaleza humana pueden incluir el deseo de innovaciones tecnológicas, la aspiración de un estatus social más alto y una inclinación preocupada o sesgada hacia la justicia social. Otro enfoque para tratar el problema climático contemporáneo es aplicar una norma de conocimiento ecológico tradicional. El conocimiento ecológico a largo plazo de un grupo indígena puede proporcionar información valiosa sobre estrategias de adaptación, monitoreo basado en la comunidad y dinámicas entre especies culturalmente importantes y humanos. aspiración a un estatus social más alto, y una inclinación preocupada o sesgada hacia la justicia social. Otro enfoque para tratar el problema climático contemporáneo es aplicar una norma de conocimiento ecológico tradicional. El conocimiento ecológico a largo plazo de un grupo indígena puede proporcionar información valiosa sobre estrategias de adaptación, monitoreo basado en la comunidad y dinámicas entre especies culturalmente importantes y humanos. aspiración a un estatus social más alto, y una inclinación preocupada o sesgada hacia la justicia social. Otro enfoque para tratar el problema climático contemporáneo es aplicar una norma de conocimiento ecológico tradicional. El conocimiento ecológico a largo plazo de un grupo indígena puede proporcionar información valiosa sobre estrategias de adaptación, monitoreo basado en la comunidad y dinámicas entre especies culturalmente importantes y humanos.

Tema antropología ecológica
1. Grupos de cazadores y recolectores – áreas que carecen de recursos. En estas culturas, la migración estacional para la caza de animales funciona bien, por lo que pueden adaptarse bien. Aquí funciona la patrilinealidad y la patrilocalidad. (África: pigmeos, sans; Asia – India trasera, Borneo, Filipinas; Australia – aborígenes, tasmanos, maoríes; Norteamérica – Shoshoni, Kwakiutl)

2. Sociedades agrícolas: relacionadas con la revolución neolítica (aprox. 10 mil a. C.), la artesanía y la desigualdad social surgen

Horticultura: tubérculos, movimientos (sin fertilizar el campo), domesticación de aves y cerdos, el trabajo en el campo es realizado por mujeres, de ahí el funcionamiento de la matrilinealidad, la sociedad generalmente se divide en clanes.
Agricultura intensiva (agricultura): sistemas de riego, arado, animales de caza, terrazas, arados. La urbanización posterior y la aparición de estados.
Pastoreo: un sistema de trashumancia = moverse por el pueblo y partir durante un período de invierno y agricultura ligera, o un sistema de nomadismo: cazar, recolectar, comerciar. Ovejas, vacas, caballos, camellos pastan, yaks, renos, dependen de la agricultura, viven con ellos en simbiosis.

Estado actual
A finales del siglo XX, la atención a la cultura de interacción entre el hombre y la naturaleza aumentó significativamente; La razón de tal atención fue principalmente el replanteamiento social del enfoque de la cultura como tal y de los logros pasados ​​de la humanidad en particular. El potencial interno de estos logros en términos de su posible reactivación en la forma de preservar o restaurar tradiciones se sobreestimó significativamente, y estos logros en sí mismos fueron vistos como algo muy valioso: como un resultado tangible de la autorrealización humana, por un lado, y, por el otro, como factor de acción continua del desarrollo creativo de la humanidad.

Cultura ambiental y legislación
En 2000, se introdujo un proyecto de ley federal “sobre cultura ecológica” en la Duma estatal de la Federación de Rusia, que determinó los principios de la relación entre las autoridades estatales, las autoridades locales, las personas jurídicas y físicas, tanto en el campo de realización del derecho constitucional de una persona y ciudadano a un entorno favorable, y en el campo de observar la obligación constitucional de todos de preservar la naturaleza y el medio ambiente. El proyecto de ley abordó cuestiones de administración pública en el campo de la cultura ambiental, incluidas cuestiones de regulación estatal en esta área.

En 2002, se introdujo la Ley Federal de Protección del Medio Ambiente. El Capítulo XIII de esta ley establece los siguientes principios para la formación de la cultura ambiental:

Educación ambiental;
Capacitación de jefes de organizaciones y especialistas en el campo de la protección ambiental y la seguridad ambiental;
Educación ambiental.

Críticas
Desde el principio, varios académicos criticaron la disciplina, diciendo que estaba intrínsecamente demasiado centrada en equilibrios estáticos que ignoraban el cambio, que usaba razonamiento circular y que simplificaba demasiado los sistemas. [Se necesita atribución] Una de las críticas actuales [¿por quién?] que, en su forma original, la antropología ecológica se basa en el relativismo cultural como norma. Sin embargo, en el mundo de hoy, hay pocas culturas que están lo suficientemente aisladas como para vivir en un verdadero estado culturalmente relativo. En cambio, las culturas están siendo influenciadas y cambiadas por los medios, los gobiernos, las ONG, las empresas, etc. En respuesta, la disciplina ha visto un cambio hacia la antropología ecológica aplicada, la ecología política y la antropología ambiental.