Modernismo catalán y novecentismo, Museo Maricel

Una sala dedicada al “Modernismo” en Sitges con las pinturas que decoraban “Cerveseria del Cau Ferrat” (Santiago Rusiñol, Arcadi Mas i Fondevila, Joaquim de Miro, Antoni Almirall, Càndid Duran) y “Noucentisme” (Joaquim Sunyer, Pere Jou, Lola Anglada, Enric Casanovas, Ismael Smith, Xavier Nogués, Josep M. Gol, Josep Clarà, Pau Gargallo, Jaume Otero, Josep Granyer y Apel·les Fenosa, entre otros).

La bodega de cerveza Cau Ferrat
La amistad y la complicidad artística de los pintores de la escuela luminista con los artistas modernistas, como se indica en la Exposición de Bellas Artes de 1892, entró en un segundo capítulo tres años después con la renovación del Café Continental en el Passeig de la Ribera.

Arcadi Mas i Fondevila, Joaquim de Miró, Antoni Almirall, Càndid Duran, Santiago Rusiñol y Miquel Utrillo ejecutaron un conjunto de pinturas para decorar el nuevo local. El antiguo café reabrió bajo el nombre de Cerveseria Cau Ferrat, el mismo nombre de la casa-estudio que Rusiñol había tenido en Sitges desde 1893.

Càndid Duran pintó un retrato humorístico de los participantes en la obra Els pintamones, donde vemos a Santiago Rusiñol en primer plano, seguido del mismo Durán, Almirall, Miró, Mas i Fondevila y Utrillo, acompañado de Love, el perrito de Rusiñol.

Destacar

La cosecha de malvasia
Joaquim de Miró i Argenter, 1895, Sitges, óleo sobre lienzo.

Esta pintura de Joaquim de Miró i Argenter (Sitges, 1849-1914) proviene de la bodega de cerveza Cau Ferrat en Passeig de la Ribera, Sitges.

En los últimos años del siglo XIX, las bodegas de cerveza se convirtieron en establecimientos de moda entre los círculos artísticos de varias capitales europeas.

Joaquim de Miró fue el miembro más prolífico, activo y destacado de la Escuela Luminista de Sitges. Su atención al detalle, la forma en que capturó escenas cotidianas, su atención a la composición y su devoción por el paisaje hicieron de su trabajo un fiel reflejo no solo de las características geográficas de Sitges en ese momento, sino también de la atmósfera serena y plácida que prevaleció idílicamente. sociedad local a finales de siglo.

Los pintores del modernismo.

La pintura modernista catalana es un estilo único.

Entre la última década del siglo XIX y la primera del XX, coexistieron un conjunto de tendencias diferentes que compartían el deseo de separarse del Academicismo y el Realismo que habían predominado durante la segunda mitad del siglo XIX.

Ramón Casas y Santiago Rusiñol, entre otros, llevaron la influencia del arte francés a Cataluña, del naturalismo al simbolismo, y se convirtieron en los pioneros de la modernidad. En el contexto de estos hilos artísticos, el trabajo de artistas catalanes, que utilizaron pinceladas libres, no convencionales, se desvió entre el compromiso social y el decorativismo.

A principios de siglo, Rusiñol continuó su búsqueda de nuevas expresiones con su pintura de jardines, mientras que Ramón Casas se destacó como retratista.

Destacar

Los “avances” del siglo XIX
Ramon Casas i Carbó, c. 1901-1902, loza policromada esmaltada.

Aunque la mayoría de las imágenes son de nuevos inventos tecnológicos, también representan eventos históricos y sociales. La presencia de un torero o de una mesa de billar parecen ser reflexiones sobre la importancia social de estas actividades.

La forma en que Ramón Casas i Carbó (Barcelona, ​​1866-1932) usó la iconografía arcaica y la técnica artística para comentar sobre lo que entonces era la tecnología más avanzada personifica su fino sentido de la ironía.

De los veinticinco azulejos, solo uno proporciona una pista directa de quién era el artista. Es una representación de Casas y Utrillo, acompañado de las palabras Pèl & Ploma, la revista que habían fundado en 1899 y que continuó publicando hasta 1903.

Novecentismo

Representar el ideal y la referencia al primitivismo, el mediterraneo y el eco del clasicismo constituye la base estética del arte novecentista durante los primeros años del siglo XX. Las obras del pintor Joaquim Sunyer y Jou, Smith y Casanovas pertenecen a este período. El decorativismo aplicado especialmente a los objetos y la adopción de ciertas formas de arte vernáculo constituyen diferentes aspectos de la misma búsqueda estética.

En la década de 1920, la llegada del nuevo ‘retorno al orden’ y las tendencias realistas, como Nueva Objetividad, preceptos novecentistas parcialmente modificados, de modo que las artes visuales adaptaron el idealismo a una forma más humana de interpretar la realidad, sin sacrificar una cierta lírica e intimista. inspiración.

La pintura fuertemente individualista de Josep M. Sert adoptó un lenguaje barroco y grandilocuente en sus grandes murales que representan epopeyas modernas, como las dedicadas a la Gran Guerra (1914-1918).

Destacar

Retrato de Miquel Utrillo
Ismael Smith i Marí, 1910, bronce. Coll.

Ismael Smith i Marí (Barcelona, ​​1886 – Nueva York, 1972) fue uno de los artistas catalanes más inclasificables del breve período entre el modernismo y el novecentismo.

Es cierto que Smith conoció a Miquel Utrillo en el Café Continental de Barcelona, ​​ya que ambos eran clientes habituales allí.

Smith ya tenía una inclinación por hacer figuras de pequeño formato. El estilo del Retrato de Miquel Utrillo de Ismael Smith tiene el aire de caricatura ligera con el que le gustaba dotar sus obras casi desde el comienzo de su carrera artística.

El estilo alargado también es muy típico del trabajo de Smith, tanto en sus piezas escultóricas como en sus dibujos y grabados.

Colección Cau Ferrat
La Colección Cau Ferrat es parte de las obras que entraron entre 1932 y los años cincuenta del siglo XX a partir de donaciones y depósitos a la Junta de Síndicos de Cau Ferrat, así como las obras adquiridas posteriormente por Santiago Rusiñol asociadas con el contenido del museo.

Muchas de estas obras forman parte de la colección permanente del Museo Maricel.

Colección de arte del pueblo de Sitges
La colección de arte de Vila de Sitges tiene su inicio en la suscripción popular organizada en 1911 como resultado de la exposición del pintor Joaquim Sunyer en la Galería Faianç Català, en Barcelona, ​​donde se compró el aceite Maternity (1908). Inicialmente, se instaló en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento y más tarde en la Sala Azul del Palacio Maricel, en lo que entonces se llamaba Colección de Pintura Local.

La asignación de obras de arte que forman parte del patrimonio público de Sitges ha pasado por varias denominaciones; en 1995 se instaló en las instalaciones del Museo Maricel bajo el nombre de Pinacoteca Municipal. Con la denominación de Colección de Arte del Pueblo de Sitges, alberga obras que, en diversos medios y lenguajes artísticos, forman parte del patrimonio antes mencionado, obtenido a través de adquisiciones y donaciones.

Obras de los siglos XIX y XX de Joaquim Sunyer, Pere Pruna, Alfred Sisquella, Pere Jou, Lola Anglada, Agustí Ferrer Pino y Artur Carbonell, entre otros.

Colección del Dr. Jesús Pérez-Rosales
Jesús Pérez-Rosales i Salamillo (Manila, 1896 – Barcelona, ​​1989), médico, coleccionista de arte, filántropo y músico aficionado, nació en una familia acomodada con grandes propiedades familiares en Filipinas, para entonces todavía parte de la corona española. . Hijo del último alcalde español de Manila, la familia Pérez-Rosales regresó a España y se estableció en Barcelona en 1908 en una mansión en Passeig de la Bonanova.

La vocación médica de Pérez-Rosales surgió de la influencia de su abuelo, del lado de su padre, un médico. Estudió medicina en la Universidad de Barcelona (1915-1920) y su doctorado en Madrid, siempre con calificaciones brillantes. Especializado en Ginecología y Obstetricia, al que se dedicó profesionalmente hasta su jubilación, obtuvo el lugar de servicio en el Hospital Clínic de Barcelona y también trabajó en la práctica privada. Fue director de la Clínica del Sagrado Corazón (Sacred Heart Clinic) durante cuarenta años y colaboró ​​con varios centros de salud médicos, públicos y privados y se convirtió en miembro de reconocidas instituciones españolas y extranjeras como Société Art Science Humanities. A lo largo de su carrera profesional recibió varios premios y reconocimientos como médico y filántropo,

Jesus Pérez-Rosales comenzó a inclinarse hacia el coleccionismo de arte durante su adolescencia. Para el año 1936 ya tenía una importante colección dividida entre la casa familiar y un departamento dedicado exclusivamente a sus obras de arte. Él invirtió la fortuna familiar, al menos en parte, y su propia fortuna. La casa familiar de San Rafael Manor no pudo salvarse del saqueo durante los días de anarquía durante la Guerra Civil, pero gracias a la intervención y protección del Ministro de Cultura del Gobierno catalán, Ventura Gasol, fue posible salvar parte de la colección guardada en su departamento.

Su trabajo y su prestigio fueron reconocidos por las autoridades y diversos sectores vinculados a actividades artísticas; fue nombrado miembro honorario del Consejo Provincial de Barcelona (1976) “en virtud de los méritos relevantes acumulados por sus donaciones artísticas y culturales a esta corporación” y corresponsal en Sitges de la Real Academia de Bellas Artes de San Jorge (1981) entre otros premios. El mérito de su colección también fue reconocido en Sitges. Fue nombrado miembro honorario del Club Náutico (1972); Hijo adoptivo de la ciudad (1974), ganó el Premio Trinitat Catasús (1976) y le dedicó la plaza y aportó varias esculturas.

El modelo de coleccionista que Pérez-Rosales tenía en mente era, probablemente, Frederic Mares (Portbou 1893 – Barcelona, ​​1991). Más allá de su dedicación a la escultura, Marés atesoraba una colección muy importante de arte antiguo, especialmente escultura, pero también aplicada letras. Artista y académico, el hecho de vincular muy pronto (1944) su colección de arte con el Ayuntamiento de Barcelona y convertirla en museo, le otorgó la condición de un coleccionista muy especial con capacidad de intervención en el museo y en otras colecciones. , como la colección de libros antiguos que donó a la Biblioteca de Catalunya. Si bien la dedicación profesional de Pérez Rosales y la fortuna de su familia le permitió combinar la medicina y la colección de arte, la importancia y el futuro de la colección debe haber provocado preguntas lógicas sobre la continuidad y conservación.

Jesús Pérez-Rosales murió en Barcelona en 1989. Uno de los muchos obituarios lo retrató de manera muy precisa, gran médico, muy buen coleccionista … filántropo que abarca muchas disciplinas artísticas y un paradigma de personalidad romántica y multifacética “.

Orígenes y contenido de la Colección Pérez-Rosales
Los proveedores más populares de Pérez-Rosales fueron dos anticuarios: Josep Bardolet i Soler (1891-1985) y Baldomero Falgueras y Carreras (1915-2006). Las 3.603 obras registradas de la colección Pérez-Rosales cubren una amplia gama con una gran presencia de pintura, escultura, dibujo y mobiliario, arqueología precolombina, arte oriental, instrumentos musicales, textiles, objetos litúrgicos, artesanías populares y todo tipo de objetos. del arte aplicado.

El arte antiguo es la parte más importante de la Colección Pérez-Rosales, y dentro de esta sección debemos destacar la importancia del románico y el gótico, principalmente la escultura y la pintura sobre mesas y frescos. Las obras barrocas presentan una colección muy interesante y valiosa de esculturas y esculturas, así como pintura, destacando varias obras florales de Juan de Arellano con motivos florales. Hay muebles interesantes y variados de los siglos XVIII y XIX pertenecientes a los estilos “Fernandino” e “Isabelino”, y también obras de Fortuny, Vicente López, Federico de Madrazo y Kuntz, José Roldán Martínez, Lluís Masriera o Tomàs Moragas.

Las artes populares están representadas por un conjunto de excelentes y abundantes cerámicas catalanas y valencianas, principalmente del siglo XV en varios formatos: azulejos, paneles, objetos y utensilios de cocina, etc. Un valor agregado de esta colección es que es complementario al contenido en el museo Cau Ferrat.

La colección de arte precolombino fue recibida por Pérez-Rosales entre 1975 y 1989 en gran parte de Guatemala y comprende un total de 232 piezas y objetos; su catálogo (2001) es el único completado y publicado de una donación completa. Otra sección marcadamente diferente es el conjunto de objetos de arte oriental de Filipinas, China y Japón compuestos por armas, principalmente pinturas y grabados filipinos, japoneses y chinos y cerámicas policromadas y esmaltadas de Hong Kong.

El arte moderno destaca por la variedad de obras en pintura y escultura. Segundo Matilla, Darius Vilàs o Gustavo de Maeztu son algunos de los autores más destacados en el campo de la pintura. La colección es rica en escultura moderna, con autores de Ramon Amadeu y Agapit Vallmitjana a escultores de “Modernismo” y “Novecentismo” como Enric Clarasó Henry J. Llimona (una de las copias de Desconsol), Pau Gargallo, Josep Clarà y Joan . Rebull y J. Cañas, entre otros.

Las pinturas de Josep M. Sert alegóricas a la Gran Guerra 1914-1918 merecen una mención especial. . Fueron pintados específicamente para el vestíbulo de la residencia de Charles Deering en 1915-1916 en seis grandes lienzos adaptados a las paredes monumentales de la planta baja de la gran mansión de Sant Miquel. Las seis pinturas viajaron a los Estados Unidos en 1921 cuando Deering trasladó su residencia y colección de arte y desde allí viajó a varios destinos. Pérez-Rosales los compró para reemplazarlos a su posición original, por lo que el Museo Maricel con la colección Pérez-Rosales se inauguró con las pinturas de regreso a su ubicación original.

En cuanto a las impresiones, hay setenta y seis piezas de los siglos XVI y XIX. Son obras de Hans Baldung, Pasqual Pere Moles, Giovanni Battista Piranesi, Blas Ametller, Mignard, F. Fonterasso, F. Le Moine y Fortuny. Los libros, la mayoría de temas médicos, son veintidós y datan de los siglos XVIII y XIX. La documentación personal de Pérez-Rosales corresponde a su actividad profesional y los honores y distinciones que recibió.

La Colección Pérez-Rosales del Museo Maricel.
La idea de crear un museo con la colección de arte Pérez-Rosales surgió, probablemente inspirada en el ejemplo de Frederic Marés y una voluntad firme para evitar la dispersión de la colección. Mantuvo conversaciones con el entonces Presidente del Consejo Provincial, el Marqués de Castell-Florite, quien lo aceptó. La decisión de aceptar la oferta de Pérez-Rosales se tomó en sesión plenaria del 28 de junio de 1968.

El acuerdo de compra del edificio Maricel correspondiente a la antigua residencia de Deering se tomó el 29 de enero de 1969. La gestión del Museo se llevó a cabo directamente desde la Diputación de Barcelona.

El acondicionamiento del edificio fue realizado por el Jefe de Conservación de Monumentos del consejo provincial, Camil Pallàs, quien procedió a transformar el sitio a favor de los criterios estéticos y el gusto de Pérez-Rosales, pensando en la colocación de obras de concreto y sensacionalismo visual más que en términos de la recuperación histórica del edificio o el uso de un enfoque educativo y pedagógico. Mantuvo la planta baja y la capilla gótica del antiguo Hospital de Sant Joan, así como varias dependencias; transformó el primer piso donde estaba el dormitorio de la familia Deering en salas de exhibición. Las secciones del segundo piso (biblioteca, oficina y salón) se transformaron totalmente y utilizó parte del espacio que también cubría las terrazas para construir el apartamento donde vivió durante su larga estadía en Sitges.

La colección, nadie discutió su valor artístico, se instaló en las instalaciones de la antigua residencia de Charles Deering en el Palacio Maricel, sector marítimo, llamado desde ese momento Museo Maricel de Mar, sin otra intervención que la del donante y los asesores. Pérez-Rosales dirigió personalmente la instalación de la colección junto con Eduard Ripoll en los momentos iniciales y, sobre todo, con Baldomero Falgueras. Vicente Maestre realizó el inventario en 1971 una vez instalado, distribuyendo obras por temas y espacios, piso por piso y habitación por habitación con una descripción muy concisa.

El museo incluía los tres pisos del edificio; los dos primeros estaban dedicados a la colección de arte y el último era la “Sala de los Recuerdos”. La primera impresión que provocó fue la de grandeza y valor estético, y una mezcla total de estilos y lenguajes artísticos. El museo fue inaugurado con el nombre de Museo Maricel de Mar- Donación Dr. Jesús Pérez Rosales el 30 de junio de 1970, después de un año y medio de trabajos de renovación.

Con la creación de la Asociación del Patrimonio de Sitges, en 1994, se logró la unificación de la gestión de los museos en Sitges. La Colección Pérez Rosales fue remodelada varias veces para descongestionar las salas llenas de gente, pero no se llevó a cabo una reorganización exhaustiva.

En 1995, se vació la “Sala de los Recuerdos” para instalar la Colección de Arte de Sitges (Colecció d’Art de la Vila de Sitges), llamada “Pinacoteca Municipal” y la Colección Marítima de Emerencià Roig. En 2010, el El Museo Maricel se vació por completo para dar paso al inicio de la renovación y restauración del edificio.

La nueva organización del museo del Museo Maricel organiza la integración de la Colección de Arte Pérez-Rosales y Sitges de acuerdo con un nuevo circuito y una orientación, que permite seguir la colección de acuerdo con las diferentes etapas de la historiografía del arte. La Colección Pérez Rosales se presenta potenciando los aspectos más artísticos, con la priorización del románico, el gótico, el renacimiento y el barroco, intercalando diferentes lenguajes artísticos intercalados. La suma de dos colecciones promueve una interpretación artística e histórica, destacando la importancia de las piezas más valoradas y la coherencia del discurso a favor del acceso y el papel social y educativo del museo de arte.

El Museo Maricel, Sitges, España
El Museo Maricel exhibe una ruta artística completa desde el siglo X hasta el realismo y la figuración durante la primera mitad del siglo XX, pasando por las colecciones de arte del Dr. Jesús Pérez Rosales y la Colección de Sitges, con obras de gran calidad. La exposición del museo integra múltiples lenguajes, técnicas y medios artísticos para lograr una máxima consistencia en la secuencia cronológica del desarrollo de las artes.

El museo incluía obras de la colección del Dr. Jesús Pérez-Rosales que nunca se habían exhibido en público, adquisiciones de la Asociación del Patrimonio de Sitges desde 2012 (Ramon Casas, Miquel Utrillo, Arcadi Mas i Fondevila, Artur Carbonell i Augustí Ferrer Pino) Y donaciones de familiares de artistas (Pere Jou y Alfred Sisquella). La colección del museo se complementó con varias obras de préstamos y depósitos de colecciones de arte de la Generalitat de Cataluña, el Museo de la Generalitat de Barcelona y el Museo de Montserrat, principalmente con artistas de “Modernismo” y “Novecentismo” vinculados a Sitges como Ramon Casas, Joaquim Sunyer, Lola Anglada, Pere Jou y Alfred Sisquella, entre otros. También hace hincapié en la incorporación de valiosos muebles de la casa ancestral de Can Falç,

La visita al Museo Maricel comienza en el segundo piso del edificio con esculturas y retablos pertenecientes a los períodos románico y gótico (obras de Pere Serra, Maestro de todos, Maestro de Maluenda, Maestro de Armisen, Maestro de Belmonte, Maestro de hijo , Joan d’Angers, Maestro de Viella, la Virgen de Sant Miquel del Fai, Maestro de Los Balbases, Tomàs Giner y Pedro Berruguete, entre otros), complementados con muebles. El Renacimiento y el Barroco están representados por colecciones de cerámica y muebles, así como bodegones. En el primer piso, en la antigua sala de Deering, hay una exquisita selección de pinturas (Arellano) y muebles que datan de los siglos XVIII y XIX.

A continuación se encuentran obras del período neoclásico (Vicente López) y Romanticismo (Esquivel, Joaquim Espalter, Marià Fortuny, Federico de Madrazo); Realismo (Felip Masó, Rafael Monleón Arcadi Mas i Fondevila y joven Rusiñol), el salón dedicado a la Escuela Luminista (Joan Roig Soler, Arcadi Mas i Fondevila, Antoni Almirall, Joaquim Miro i Argenter, Joan Batlle i Amell, Joan Soler i Casanovas y Càndid Duran); “Modernismo” (Santiago Rusiñol, Ramon Casas, Josep Llimona, Miquel Utrillo), con una sala dedicada al “Modernismo” en Sitges con las pinturas que decoraban “Cerveseria del Cau Ferrat” (Santiago Rusiñol, Arcadi Mas i Fondevila, Joaquim de Miro , Antoni Almirall, Càndid Duran) y “Noucentisme” (Joaquim Sunyer, Pere Jou, Lola Anglada, Enric Casanovas, Ismael Smith, Xavier Nogués, Josep M. Gol, Josep Clarà,