Carmagnola, ciudad metropolitana de Turín, Piamonte, Italia

Carmagnola es una localidad italiana de la ciudad metropolitana de Turín, en el Piamonte, ubicada a unos 30 kilómetros al sur de la capital. La ciudad está en el lado derecho del río Po. La naturaleza del suelo determinó con el tiempo cómo se acumulaba la arena del río. La economía del pueblo está actualmente ligada a la industria y la producción intensiva de hortalizas y cereales, que el suelo particular hace muy productivo. La industria experimentó un notable crecimiento durante la década de 1960, cuando FIAT abrió una importante fábrica, atrayendo así a un número creciente de inmigrantes del sur de Italia. El rápido crecimiento de FIAT también hizo posible otras actividades en los campos de la metalurgia, la electrónica, la óptica, la industria química y la industria alimentaria. También están bien desarrollados los sectores bancario, financiero y de seguros.

Carmagnola se ubica a la derecha del Po, en un tramo llano de tierra antes de que el río se desvíe hacia el norte para superar el “angosto” formado por el cerro de Superga. Las aguas del término municipal son conducidas al Po por el torrente Meletta (que fluye al sur de la ciudad) y por el río Stellone, afluente del Banna. Con el tiempo, la naturaleza del suelo ha determinado la acumulación de arenas del río que en ese tramo libera los sedimentos desgarrados en el curso de la montaña.

El territorio, rico en espacios verdes, cuenta con importantes instituciones como el Bosco del Gerbasso, el parque Cascina Vigna (donde, entre otras cosas, se ubica el Museo Cívico de Historia Natural local) y la Reserva Natural Especial del Oxbow de San Michele. cerca del río Po.

Historia
Orígenes
El primer núcleo de la ciudad fue conocido como “Contrada Gardexana” y nació como un bastión en un sitio pantanoso, alrededor del cual se asentaron los primeros habitantes desde el año 1000, reunidos en los pueblos de San Giovanni en la Zucchea, Santa Maria di Viurso al oeste, Santa Maria di Moneta al este, Salsasio. Probablemente fueron las incursiones sarracenas entre los siglos XI y XII las que empujaron a parte de los pobladores a refugiarse en el pantano, creando el centro que en el siglo XIV estará rodeado de murallas.

Carmagnola fue mencionada por primera vez en 1034 en un acto en el que el abad de la Abadía de Nonantola en la zona de Módena cedió el señorío de 40 castillos a Bosone y Guidone, hijos del marqués Arduino d’Ivrea. La primera familia que construyó la ciudad se llamó Aloa, casi con certeza son descendientes de Alineo Robaldini, Vasallo di Ruggero y Arduino II. Carmagnola fue feudo de los marqueses de Romagnano hasta 1163 (Manfredo II de Romagnano era nieto de Arduino IV).

Edades medias
A la muerte de la última arduinica Adelaide di Susa (1091) el señorío de la ciudad se dividió entre los Romagnano, los Condes de Lomello (descendientes de Cuniberto hermano de Pietro, canciller imperial de Arduino d’Ivrea), los Marqueses de Vasto y finalmente en el 1200 de los Marqueses de Saluzzo de descenso Aleramic. En 1203 los representantes de las cuatro facciones que formaban parte de cuatro Hospitia Militum obtuvieron los primeros relevos jurisdiccionales. Eran los representantes de la familia Carmagnola, que también incluía a los Gatti y Craveri, la familia Lovencito y las familias Granetto de Gerbo y Granetto de Fogliati. Estas franquicias fueron luego reconfirmadas en la casa de Buongiovanni Granetto en 1244 por el Marqués Bonifacio II de Monferrato (1202-1253),

Desde el 1200 hasta mediados del siglo XVI Carmagnola quedó sometida al dominio de los marqueses de Saluzzo, quienes desde el primer momento realizaron cambios sustanciales en la estructura de la villa, construyendo el castillo, originalmente encerrado dentro de una ciudadela fortificada, y rodeando el mismo asentamiento urbano. con muros y cunetas. Durante este período Carmagnola, cuya importancia estratégica en el sentido militar fue aumentando progresivamente, también pudo beneficiarse del gran impulso que el marquesado dio al comercio y la propia vida de la ciudad se vio afectada positivamente en el ámbito cultural y artístico.

En 1309 se estableció el primer ayuntamiento. En 1375 los alcaldes Antonio Granetto y Giovanni Masconderio le dieron al capitán Guidone De Morgis la promesa del marqués Federico II de Saluzzo (1332-1396) de comprometer al rey Carlos V de Francia (1338-1380) como Delfino, el castillo y la tierra de Carmagnola. . Alrededor de 1382, mientras tanto, nació cerca de la ciudad el famoso Francesco Bussone, conocido como “Il Carmagnola” (o incorrectamente “El Conde de Carmagnola”), un famoso líder de finales de la Edad Media que también fue cantado por Alessandro Manzoni en su famosa tragedia.

De 1486 a 1490 Carmagnola fue gobernada por el duque Carlo I de Saboya y luego regresó bajo los marqueses de Saluzzo. Entre los siglos XV y XVI la ceca de los marqueses de Saluzzo en Carmagnola acuñó varias monedas. Algunas con la efigie de Ludovico II di Saluzzo y Margherita di Foix, que actualmente son muy buscadas por los coleccionistas, otras muy famosas como el “Cornuto” con la representación en el frente del emperador Constantino I a caballo. A la muerte de Ludovico II di Saluzzo, la regencia pasó a Margherita di Foix, quien eligió a Francesco Cavazza como vicario. En 1542 la ciudad fue tomada por el marqués del Vasto pero inmediatamente ocupada por los franceses.

Renacimiento
En 1544, la batalla de Ceresole, ganada por los franceses sobre los españoles, marcó el final del marquesado de Saluzzo. La batalla de Ceresole (1544), ganada por los franceses sobre los españoles, marcó el final del agonizante marquesado de Saluzzo. Durante los cuarenta años de ocupación francesa que siguieron (1548-1588), se completó la transformación de la ciudad en una plaza fuerte, con la introducción de una segunda muralla con baluartes. Durante los cuarenta años de regencia francesa que siguieron (1548-1588), se estableció una corte de senescallia, gobernada por el Delfinengo Pietro Granetto, señor de Costigliole, quien de facto gobernó el destino de toda la ciudad.

En 1588 Carmagnola pasó a manos de los Saboya, cuando Carlo Emanuele I la asedió y se la arrebató a los franceses, quienes la volvieron a tomar durante el siglo XVII, durante la guerra civil que estalló entre “madamistas” y “príncipes”. Fue en este período (1637 – 1642), cuando los nefastos efectos de la plaga de 1630 aún no habían remitido, que las tres grandes aldeas originales situadas cerca de las murallas de la ciudad fueron desembarcadas porque estaban en una posición que comprometía la efectividad estructuras defensivas; fueron reconstruidos de inmediato a una milla del centro fortificado, donde todavía se encuentran hoy.

Cuando los efectos nefastos de la plaga de 1630 aún no habían amainado, que las tres grandes aldeas originales ubicadas cerca de las murallas de la ciudad fueron desembarcadas porque en una posición que comprometía la efectividad de las estructuras defensivas; fueron reconstruidos inmediatamente a una milla de distancia del centro fortificado, donde están ahora.

Periodo moderno
En 1690 la ciudad fue ocupada por el general francés Catinat y su territorio quedó completamente devastado. En 1691 Vittorio Amedeo II de Saboya devolvió definitivamente la ciudad a la órbita de Saboya, pero ya había perdido su vocación militar centenaria y su papel defensivo de la zona, por lo que poco después se inició la demolición de las murallas y murallas. . pueblos para favorecer su ampliación y desarrollo, que de hecho se produjo de manera notable durante el siglo siguiente.

En 1795 el rey Vittorio Amedeo III concedió Carmagnola como prerrogativa feudal a Carlo Felice di Savoia, entonces duque de Ginebra, y esta fue la última operación feudal realizada en el territorio municipal.

Carmagnola sufrió una segunda y más sangrienta devastación el 13 de mayo de 1799, cuando los republicanos franceses saquearon el pueblo de Salsasio, cuyos aldeanos se habían levantado, ganando inicialmente una victoria sobre los invasores. El general revolucionario francés Philibert Fressinet ordenó como represalia el incendio de la aldea de Salsasio (Ël borgh ëd la Madòna, en lengua piamontesa) y sus habitantes fueron dispersados ​​o masacrados.

Contemporáneo
Mientras se derribaban las murallas medievales, de las que queda un pequeño rastro en el antiguo mercado cubierto de la Piazza Antichi Bastioni, y con ello el papel estratégico-militar de la ciudad disminuyendo paulatinamente, Carmagnola supo dedicarse al desarrollo de sus actividades agrícolas y comerciales. vocación, lo que le valió una notable reputación en el ámbito económico, principalmente vinculado al cultivo y comercialización del cáñamo y de los productos de lienzos y cuerdas, exportados en grandes cantidades a Liguria y el sur de Francia.

En 1853 llegó el ferrocarril, pero la transformación trascendental de Carmagnola tuvo lugar un siglo después con el repentino advenimiento de la gran industria. En 1960 se inició la construcción de la planta de FIAT “Ghisa” y en 1966 se trasladaron también las fundiciones de aluminio de Fiat Mirafiori a Carmagnola, en la planta que en la década de 1970 tomó el nombre de Teksid. La tendencia demográfica experimentó un fuerte aumento también gracias a la fuerte inmigración de las regiones del sur hasta que se estabilizó en la década de 1980.

Esta característica de una gran aldea agrícola y comercial se ha mantenido incluso en los últimos siglos, hasta que el proceso de industrialización de la segunda posguerra generó una profunda transformación en un sentido estructural y social, en virtud de la inmigración masiva y la rápida expansión urbana. .

Economía
La economía de la ciudad está actualmente ligada a los sectores de la gran industria y la producción intensiva de hortalizas y cereales.

En cuanto a la industria, ha habido un gran crecimiento desde los años sesenta, cuando FIAT abrió una importante fábrica (fundición) en las afueras de la ciudad, atrayendo a miles de inmigrantes del sur de Italia. Tras la afirmación de FIAT, se ha seguido constantemente un desarrollo cada vez mayor de lo inducido, así como de otras realidades económicas, cada vez más diversificadas. Las principales actividades industriales hasta la fecha son la metalurgia, la electrónica, la óptica, la química y la alimentación. La proximidad de la ciudad al río Po también favorece la presencia de numerosas canteras de arena y grava. El sector terciario también está bien desarrollado, especialmente en los sectores bancario, financiero, de seguros y de servicios en general.

El desarrollo agrícola de Carmagnola en los últimos siglos está vinculado al cultivo del cáñamo, con la producción de telas y cuerdas destinadas principalmente a la exportación. La caída en la producción y el comercio del cáñamo fue dictada por una pluralidad de razones, incluidas las reglas más restrictivas para la afinidad entre el cáñamo para uso textil y el que tiene efectos narcóticos. El desarrollo de las tecno-fibras acabó con una gran parte del mercado. Los suelos arenosos previamente destinados al cultivo del cáñamo resultaron especialmente adecuados para la producción de hortalizas.

Productos agroalimentarios tradicionales
El Ministerio de Políticas Agrarias, de acuerdo con la región del Piamonte, ha reconocido para la zona de Carmagnola el estatus de los productos agroalimentarios tradicionales con tres ecotipos muy apreciados: los pimientos de Carmagnola; el largo y dulce puerro de Carmagnola; el conejo gris de Carmagnola. Este último, también vinculado a la pequeña realidad agrícola local, está influenciado por el uso de pelo de conejo para la fabricación tradicional del sombrero fino, elaborado especialmente en la cercana Alessandria.

Herencia histórica

Castillo de Carmagnola (siglo XIII)
Construido en el siglo XIII por Manfredo II, marqués de Saluzzo, destruido en parte por los españoles y reconstruido por los franceses a mediados del siglo XVI. De 1700 a 1863 fue utilizado como convento por los Padres Filippo. Actualmente alberga el Ayuntamiento.

Arquitecturas religiosas

Iglesia de Sant’Agostino
Iglesia construida entre 1406 y 1437, con ábside, ala este y campanario de marcada connotación gótica como el ábside, el crucero este y el campanario puntiagudo y esbelto. En el interior, las superposiciones barrocas son evidentes. La fachada actual, originalmente de ladrillo visto, es la rediseñada por las restauraciones de 1835.

Su construcción comenzó bajo los auspicios del pueblo y la congregación de la ciudad de Carmagnola en 1406. En 1567, la fachada fue embellecida, a instancias de Ludovico Gonzaga-Nevers, duque de Nevers y gobernador de Carmagnola en nombre de los franceses, con una gran imagen de San Agustín flanqueada por el escudo de armas de la ciudad. A la iglesia se había anexado un convento que fue poblado por los agustinos y cuando el conjunto, en 1858, fue abandonado por ellos, la administración municipal lo compró y la iglesia se cerró al culto público para obtener un espacio expositivo.

La fachada actual es la resultante de la restauración de 1835. El interior de la iglesia, en cambio, tiene el aspecto típico de las antiguas catedrales góticas (en marcado contraste con el exterior actual) y consta de tres naves. Allí se pueden admirar restos de frescos y pinturas sobre lienzo del siglo XV atribuidos a Moncalvo y Giovanni Antonio Molineri.

Colegiata de los Santos Pedro y Pablo
Iglesia construida por el arquitecto Giorgino Costanza di Costigliole entre 1492 y 1514. La fachada, una vez en ladrillo visto, fue remodelada en 1894. En el interior se encuentra la Capilla de la Inmaculada Concepción, de extraordinaria riqueza decorativa. La colegiata de los santos Pedro y Pablo era muy deseada por la comunidad carmagnolesa y también contaba con el apoyo económico del marqués Ludovico I di Saluzzo. El proyecto fue confiado al arquitecto y noble canónigo Giorgino Costanza di Costigliole, quien también fue nombrado superintendente de todo el proyecto hasta su finalización en 1512. El edificio, aunque todavía incompleto en algunas partes decorativas, fue consagrado oficialmente el 25 de marzo de 1514 por Mons. Vacca, delegado del administrador apostólico de la diócesis de Saluzzo, cardenal Sisto Gara della Rovere. La iglesia, internamente,

Abadía de Casanova
La Abadía de Casanova (más propiamente Abadía de Santa Maria di Casanova) es la arquitectura religiosa de orden regular más importante de la ciudad de Carmagnola, aunque se encuentra en una posición aislada con respecto al centro de la ciudad. Desde el siglo XII fue la sede de un instituto de culto cisterciense. Durante el siglo XVIII, la abadía también se convirtió en la residencia de los reyes de Saboya a partir de Vittorio Amedeo III.

Iglesia de la Cofradía de San Rocco
La iglesia de San Rocco en Carmagnola es una iglesia católica de estilo barroco. Se remonta a 1699, cuando, a raíz de la epidemia de peste que azotó la ciudad, nació una cofradía dedicada a San Rocco, invocada contra las pestilencias y copatrona de la ciudad, que inicialmente tuvo un oratorio de oración construido en Borgo Moneta. no queda rastro del primitivo oratorio ya que fue completamente arrasado por los franceses en 1640. En 1668 se iniciaron las obras, basadas en un proyecto del arquitecto Francesco Lanfranchi. Realizada en estilo barroco tardío, la iglesia se presenta hoy como uno de los ejemplos arquitectónicos más exitosos de la época en el Piamonte, con un suntuoso conjunto de efectos de claroscuro en la fachada, con una insólita y amplia cúpula que se ha convertido en uno de los elementos característicos. de la localidad de Carmagnola y una planta de cruz griega.

La iglesia de San Rocco es una de las arquitecturas barrocas de finales del siglo XVII más bellas y nobles del Piamonte, suntuosa y rica en efectos de claroscuro en la fachada, mientras que la masa de su inusual y gran cúpula y el campanario que se eleva junto a ella se han convertido en elementos característicos del perfil de Carmagnola, por encima de los tejados. La iglesia de San Rocco ofrece imágenes evocadoras de sí misma desde varios puntos de la ciudad.

Dentro de la iglesia también hay un órgano grandioso, construido en 1751 por Giacomo Filippo Landesio. El estuche finamente elaborado es obra de Alberto Bondetto.

Iglesia de San Filippo
La iglesia de San Filippo (nombre completo iglesia de la Santísima Trinidad y de San Filippo Neri) fue construida en Carmagnola por los padres Filippini, entre 1715 y 1739 y fue consagrada definitivamente en 1745 junto con la ciudad de San Rocco de la mano del obispo de Saluzzo, Giuseppe Filippo Porporato.

Rica en obras maestras, la iglesia, construida entre 1715 y 1739 y consagrada en 1745, es un espléndido testimonio de la arquitectura barroca de Carmagnola. Externamente la fachada de la iglesia es de estilo barroco piamontés con ladrillos a la vista y decoraciones de terracota, ampliamente elaboradas. Tiene planta rectangular, de una sola nave sobre la que se abren cuatro capillas, dos a cada lado.

La primera piedra de la nueva iglesia se colocó en 1715 y se completó el edificio sagrado, también con un uso extensivo de materiales, especialmente ladrillos, provenientes de la demolición de las fortificaciones, veinticuatro años después, pero solo consagrado en 1745 por Mons. Cardenal, obispo de Saluzzo. La nueva iglesia, con su espléndida fachada, concluía escenográficamente la perspectiva desde la Piazza Sant’Agostino, como para marcar, junto con la cercana iglesia de San Rocco, el inicio de una transformación urbana sustancial y la expansión de la ciudad de Carmagnola en el final de su larga función como bastión militar.

Internamente, la estructura tiene una planta de un solo vano sobre la que se abren dos capillas a cada lado. El altar mayor está decorado con un gran lienzo que representa a la Santísima Trinidad, obra del padre Ignazio Fassina (1701-1769). Para el interior de su iglesia, los Padres Filipinos querían un ambiente de suntuosidad contenida, acorde con los cánones artísticos de su época, pero sin exceso de decoración: un gran salón que favoreciera la realización coral de funciones religiosas y que atrajera la atención de los fieles hacia el presbiterio y el altar mayor.

En 1863 la iglesia y el castillo cercano fueron abandonados por los padres Filippini y el complejo fue vendido a la administración municipal de Carmagnola. La iglesia, desconsagrada, se utiliza actualmente para eventos culturales y exposiciones.

Abadía de Santa Maria di Casanova
Rica en obras maestras, la abadía cisterciense (fundada alrededor de 1150) es uno de los primeros ejemplos de gótico en el Piamonte, con posteriores modificaciones barrocas. Hoy solo queda la iglesia de la fundación original, con una fachada reconstruida en 1680.

Sinagoga
La sinagoga de Carmagnola es el último monumento que queda como evidencia del gueto judío que alguna vez estuvo dentro de la ciudad. La estructura conserva las características arquitectónicas originales del siglo XVIII, con elegantes interiores y muebles de estilo barroco. La Sinagoga de Carmagnola es lo que queda del antiguo gueto: un minúsculo conjunto de edificios, separado del terreno de las plazas, iglesias, calles y arcadas de la ciudad. La Sinagoga ha mantenido inalterados los caracteres originales del siglo XVIII y es reconocida como el ejemplo más precioso y significativo en Piamonte por la linealidad de las formas, por la secuencia evocadora de espacios, por la elegante elegancia de los muebles.

En las salas de la planta baja se creó una exposición permanente de la Comunidad Judía de Turín, comisariada por los arquitectos Franco Lattes y Paola Valentini. En la exposición, a través de palabras, imágenes, dibujos, objetos y sonidos, se desarrolla un itinerario sintético que narra la historia de las sinagogas piamontesas, y documenta el gran esfuerzo realizado a lo largo de los años, y que aún continúa, para restaurar los edificios y preservar el rastros de la presencia judía en Piamonte.

Las sinagogas, con las demás evidencias materiales de la presencia judía, pueden a través de la restauración volver a la plenitud de su uso original, donde aún existen núcleos de comunidades judías y, cuando esto no es posible, constituyen una oportunidad insustituible para investigar y dar a conocer. la presencia judía en el territorio. Durante la visita, a través de varios lenguajes de comunicación, toman forma los temas relacionados con el espacio de las sinagogas. El camino, en la medida de lo posible, atraviesa una secuencia temporal, desde las salas de oración del siglo XVIII, que se han mantenido en su configuración original, pasando por las sinagogas renovadas en el siglo XIX, hasta los templos judíos de Turín y Vercelli. Dos ejemplos, Carmagnola y Turín,

Arquitecturas civiles

Castillo de Carmagnola
El Castillo de Carmagnola fue construido en el siglo XIII por el marqués Manfredo II de Saluzzo y posteriormente fue parcialmente destruido por los españoles y luego reconstruido por los franceses a mediados del siglo XVI. Conquistada junto con la ciudad por la familia Saboya, desde el siglo XVIII hasta 1863 fue sede de un convento local propiedad de los padres filipinos.

Actualmente alberga la sede de la administración municipal local.

Hospital San Lorenzo
Conocido con este nombre desde 1311, nació como refugio de peregrinos y como asistencia a la población local. En 1584 se derribó el antiguo edificio del hospital para dar paso a la ampliación de las fortificaciones de la ciudad, pero la institución continuó sobreviviendo en el sitio actual, que también está alejado del lugar original de construcción del edificio. En 1754 se inició la construcción del nuevo edificio del hospital en un proyecto del arquitecto piamontés Filippo Castelli. La estructura se amplió aún más entre 1787 y 1790 con la construcción del ala norte y en 1856 se añadió una parte adicional al este en un proyecto del arquitecto Alberto Tappi di Carignano.

En 1999 se realizaron las primeras restauraciones de la antigua estructura para la adecuación del edificio a los estándares sanitarios modernos, incluida la recuperación del ático, donde se ubicaban los departamentos de cirugía y urología. También se añadió al complejo un nuevo edificio de 5500 m² conectado al antiguo edificio por dos calles cubiertas. El hospital ahora está gestionado por la Autoridad Sanitaria Local de Turín 5.

Palazzo Lomellini
El Palazzo Lomellini se construyó a mediados del siglo XV, pero sufrió fuertes reformas en el siglo XVIII que, sin embargo, no pudieron borrar por completo los signos de las ventanas góticas y de una sola lanceta con marcos de terracota que se encontraban en la parte superior del edificio. y que hoy están en su mayoría tapiados. La familia que hizo construir esta residencia en Carmagnola fue la de los Lomellini (probablemente originarios de Génova), de quienes tenemos noticias de residencia permanente en la ciudad desde principios del siglo XVII, es entonces cuando los propios miembros de la familia decidieron para registrar su arma noble.

La familia fue propietaria del palacio hasta 1717, cuando la última descendiente de la familia, Maddalena Pertusia Lomellini, decidió dejarlo en herencia a la Congregación de la Caridad de San Paolo que durante unos sesenta años se ocupó de las vocaciones religiosas de la ciudad, en particular para aquellos que, a pesar de querer seguir una carrera eclesiástica, no podían permitírselo.

La congregación vendió la propiedad a la Administración Municipal en 1939 que, al finalizar las remodelaciones, construyó la sede de la Galería Cívica de Arte Contemporáneo de Carmagnola.

La estructura tiene una estructura cuadrangular y aparece en su conjunto de formas severas, suavizadas solo por la presencia de algunas bandas perfiladas de terracota que dividen la fachada horizontalmente. Inusual y alejado del proyecto original también es el pequeño campanario angular que se abre en el lado izquierdo de la fachada y va más allá del perfil de la cubierta del complejo. Bajo este campanario se conserva todavía hoy un fresco (en muy mal estado de conservación) que representa a San Pablo. En el interior, el pórtico tiene tres vanos con arcos apuntados sin capiteles, sostenidos por pesados ​​pilares cuadrangulares. El techo del porche está artesonado en madera alguna vez pintada.

Casa Cavassa
Edificio noble del siglo XV, la Casa Cavassa fue construida por Enrico Cavassa, miembro de una familia adinerada que con él alcanzó por primera vez los altos cargos políticos del marquesado de Saluzzo. La estructura cuadrangular tiene un rico aparato decorativo y ornamental, con una fachada ricamente pintada con frescos en grisalla de la que hoy solo quedan indicios, entre ellos una muy curiosa “Procesión de elefantes”, recientemente restaurada, parece haber sido realizada en 1567 con motivo de la visita a Carmagnola del duque Ludovico Gonzaga-Nevers. El patio interior tiene una notable logia con artesonados de madera en el primer piso que datan de los siglos XVI-XVII. Hoy Casa Cavassa es la sede de la Mutua de Trabajadores “F. Bussone”.

Casa de los relojes de sol (o casa del piano)
Lo que popularmente se llama “Casa de los Relojes de Sol” es en realidad un edificio señorial construido en el centro de la ciudad de Carmagnola en la primera mitad del siglo XVI y que siempre perteneció a la acomodada familia Cavassa. El nombre característico con el que es más conocido se debe al extraordinario complejo de frescos aún presentes en la actualidad y realizados en los años 1555-57, que representan varios relojes de sol y relojes de sol en perfecto funcionamiento.

Casa Borioli
Construida en el siglo XV, la Casa Borioli fue fuertemente alterada a lo largo de los siglos por diversas intervenciones que han comprometido definitivamente su aspecto original. Los marcos de dos grandes ventanales de arco apuntado de la primera planta, realizados con baldosas de terracota, siguen siendo de estilo gótico. En la planta baja, la casa tiene un pórtico de cuatro crujías con bóveda de cañón y arcos apuntados apoyados sobre robustos pilares de granito.

Espacio cultural

Ecomuseo de la cultura del procesamiento del cáñamo
El cultivo de cáñamo en la zona de Carmagnola tiene orígenes antiguos. El ecomuseo del cultivo y procesamiento del cáñamo transmite la historia y cultura del procesamiento de esta fibra, a través de demostraciones prácticas y la exhibición de herramientas. Bajo una larga marquesina, último verdadero sentè de 1905 que aún existe en Borgo San Bernardo, se conserva y transmite la sabia cultura del trabajo del cáñamo y la fabricación de cuerdas; una de las actividades artesanales más antiguas de nuestro territorio. El término sentè significa las marquesinas estrechas y largas, las pasarelas, los “caminos” donde se trabajaban y producían las cuerdas de cáñamo. Los signos de la actividad de procesamiento del cáñamo también son perfectamente legibles incluso fuera del museo, conservados en la arquitectura de las casas del Borgo y en el paisaje circundante, moldeado por arroyos, acequias y maceradores.

Galería Cívica de Arte Contemporáneo – Palazzo Lomellini
Palazzo Lomellini, propiedad del Municipio de Carmagnola desde 1939, es la sede de la Galería Cívica de Arte Contemporáneo y parte de la red de museos de Carmagnola. El Palazzo Lomellini es una de las residencias nobles más importantes que aún se puede admirar paseando por Carmagnola, conserva una belleza austera y elegante que nos llega inalterada a lo largo de seis siglos de historia. Su elegante fachada de ladrillo visto se eleva sobre la Piazza Sant’Agostino con un pórtico de arcos apuntados, seis ventanas rectangulares de dos plantas y un pequeño campanario elevado al noroeste, sobre un fresco de San Paolo.

El Palazzo Lomellini es el centro de producción cultural más importante de todo el territorio al sur de Turín. Años de actividad expositiva, durante los cuales se han ido alternando nombres autoritarios del panorama artístico contemporáneo, la convierten en una institución de prestigio, capaz de suscitar una atención constante desde los diferentes ambientes culturales de nuestro país. La elección, en el último período, de acoger exposiciones también de tipo etnográfico y, en todo caso, no siempre exclusivamente de arte, expresa un deseo de diálogo con la realidad y el mundo, que no traiciona la vocación del arte contemporáneo sino que la alienta. El palacio es la sede de las actividades expositivas.

Museo cívico de historia natural
El Museo Cívico de Historia Natural de Carmagnola (Turín – Italia) fue fundado tras dos sucesivas inundaciones de la ciudad, ocurridas en septiembre de 1973 y febrero de 1974. Tras estos hechos, lo que se salvó de las colecciones naturalistas del preexistente “Civic Museo ”y los gabinetes científicos de dos escuelas fueron recuperados y restaurados; al mismo tiempo, también hubo la oportunidad de recolectar material biológico en el campo, especialmente insectos, abandonados o transportados por el agua. El Museo fue inaugurado en 1976 en el Palazzo Lomellini, en el centro de la ciudad. En 1990 se trasladó a su ubicación actual en Cascina Vigna, en el parque municipal del mismo nombre, ubicado en las afueras de la ciudad, a pocos kilómetros del curso del río Po.

El Museo Cívico de Historia Natural de Carmagnola hoy conserva importantes colecciones científicas sobre minerales, plantas y animales, con especial referencia a insectos, reptiles y aves. Los ejemplares de las colecciones científicas se utilizan en la investigación realizada por numerosos investigadores italianos y extranjeros. El Museo también ha activado numerosos acuerdos para la docencia y la investigación con diversos Organismos y Asociaciones, incluido el Museo Regional de Ciencias Naturales del Parque del Río Poil de Turín, los Departamentos de Ciencias de la Tierra y Biología Animal de la Universidad de Turín.

Museo Cívico Naval
El museo naval documenta la vida cotidiana en el mar: la historia de la Armada italiana, las actividades navales desde la unificación de Italia hasta la actualidad, el entorno marino y el modelado naval. El museo se inserta en la historia de la cultura Carmagnola debido al antiguo vínculo con el procesamiento de cuerdas. El Museo Cívico Naval fue fundado por iniciativa del Grupo local de la Asociación Nacional de Marineros de Italia con el objetivo de acercar a las personas al mar que tanta importancia tiene para la vida del país y al mismo tiempo dar a conocer el tradición marítima del Piamonte.

Aunque Piamonte no se encuentra cerca del mar, ha dado y sigue haciendo una contribución notable a la Armada italiana en términos de hombres y materiales. En cuanto a los hombres, las familias nobles piamontesas han proporcionado valiosos oficiales durante siglos a la Armada de la Casa de Saboya, inicialmente con base en el lago Lemán y luego a partir de 1388 en el puerto de Villafranca cerca de Niza y después de 1815 cuando Liguria se unió al Reino. de la flota de Cerdeña aumentó considerablemente. En cuanto a los materiales, en Carmagnola se cultivaba cáñamo, que luego era procesado en las pequeñas empresas artesanales del lugar y transformado en velas y cuerdas necesarias para montar las maniobras de los barcos. Así se estableció una conexión natural entre el campo local y la industria de la construcción naval de la Riviera de Liguria, pero también de Francia e incluso de Inglaterra.

Museo Tipográfico “Rondani”
El museo fundado en 1921 por Vincenzo y Giacomo Rondani, dueños de la Tipografía Escolástica, conserva grabados, matrices tipográficas, libros que testimonian quinientos años de actividad gráfica de Carmagnola. El museo está ubicado en la sede de la antigua Tipografía Escolástica, y conserva grabados, matrices tipográficas y calcográficas, libros y documentos antiguos, colecciones de carteles devocionales ilustrados, prensas y materiales de diferentes orígenes que dan testimonio de quinientos años de trabajo. La visita es un viaje evocador a través de la historia de la imprenta, desde la invención de Gutemberg hasta la actualidad. Luego de diversos hechos, que provocaron su cierre y la dispersión de materiales, el museo fue reabierto en 1997 con motivo de las celebraciones del 500 aniversario de la actividad gráfica en Carmagnola. Posteriormente, el museo se trasladó a via Santorre di Santarosa, donde se encontraba la histórica imprenta. El museo organiza exposiciones temporales.

Festivales y eventos
Feria Nacional del Pimiento – Peperò (Festival hasta la edición de 2016). Tiene lugar anualmente entre la última semana de agosto y el primero de septiembre; es un evento enogastronómico de diez días dedicado al producto típico de Carmagnola. Atrae a más de 250.000 visitantes cada año. Con motivo del 61 ° festival, el 5 de septiembre de 2010, Carmagnola ingresó en el Libro Guinness de los Récords por la peperonata más grande del mundo, 1.190 kg.
Mercantico: tiene lugar el segundo domingo de cada mes (excepto agosto). Es un mercado de pequeñas antigüedades, antigüedades, basura, y alberga más de 400 puestos a lo largo del centro histórico de la ciudad.
Ortoflora y naturaleza: evento anual que se celebra a principios de abril (fin de semana) en el parque municipal de Cascina Vigna. El evento está dedicado a la jardinería y la horticultura.
Feria de Primavera: se realiza anualmente, en marzo, y es una feria dedicada al comercio agrícola y no agrícola, llena de puestos y eventos colaterales.
Día Nacional del Abuelo: se realiza anualmente a mediados de septiembre, dentro del parque “Cascina Vigna”. Tuvo su primera edición en septiembre de 2003
Otros eventos incluyen “Carmagnola Jazz Festival”, “Carmagnola Ciudad de Arte y Cultura”, “Concurso Nacional de Ornitología”, “Feria Regional de Bovinos de Carne”

Espacio natural

Bosco del Gerbasso
Un poco más abajo del meandro de San Michele se encuentra el Bosco del Gerbasso. El Municipio de Carmagnola, con el asesoramiento científico de los expertos del Museo de Historia Natural local, creó en 1987 el Bosco del Gerbasso, un ejemplo educativo del antiguo e inmenso bosque llano que una vez cubrió todo el Valle del Po. El Bosco del Gerbasso se extiende sobre 19 hectáreas e incluye un bosque de sauces, un roble-carpe y una zona de césped.

Parque Cascina Vigna
El parque público de Cascina Vigna, nacido en 1990 con la remodelación de la masía homónima, a cinco minutos del centro histórico de la ciudad es una agradable y popular zona verde y cuenta con una variedad de vistas que se reparten en una superficie de 60.000 metros cuadrados. Espacios para caminar y correr, áreas acondicionadas y accesibles para todos para tomar un refrigerio, jugar, patinar: todo inmerso en la variedad de alrededor de 45 especies diferentes de árboles y arbustos en flor.

Reserva Natural Especial del Buey de San Michele
Por “Lanca” di San Michele, también conocida como “Dead Po”, nos referimos a un tramo de lecho de río que de repente, debido a causas naturales como una fuerte inundación, es abandonado por el río que crea un nuevo lecho de flujo. En particular, el Oxbow de San Michele se formó en 1977 a raíz de una inundación del Po cuando una enorme masa de agua abrió un nuevo camino, más recto, “saltando” el antiguo que estaba constituido, en ese tramo, por una amplia curva. . Así se creó uno de los ambientes húmedos más interesantes y mejor conservados de toda la llanura al sur de Turín; un pequeño, fascinante y precioso ecosistema hoy protegido como Reserva Natural Especial del Po Park.

A lo largo de las décadas, los lagos de meandro naturales tienden a transformarse en una zona pantanosa, con fondos cada vez más fangosos hasta un entierro progresivo. Para salvaguardar y proteger su valor medioambiental y naturalista a lo largo del tiempo, también se utilizan intervenciones de rejuvenecimiento, en caso de necesidad, para retirar parte de los escombros, sedimentos del fondo marino y juncos para incrementar el caudal de agua y mantener el delicado equilibrio original. El Oxbow de San Michele, en cambio, todavía tiene una salida natural, alimentada por agua subterránea, que serpenteando a través de grandes sauces desemboca en el cercano Po.

Desde el momento de su formación natural, en 1977, el Oxbow de San Michele ha desarrollado gradualmente su propio ecosistema típico de los pocos humedales supervivientes de la llanura. La variedad de ejemplares de vegetación existentes (algunos muy raros), flora y fauna es muy rica, en particular especies de aves que viven en simbiosis más cercana con ambientes pantanosos: el zampullín, el pato garganey, el ánade real, la focha, la polla de agua, el martín pescador.

Tags: