Berguedà, Comarcas Centrales, Cataluña, España

El Berguedà es una comarca de Cataluña. Tiene una superficie total de 1.184,89 km² y una población de 39.178 habitantes (2016). Es la comarca más septentrional de la provincia de Barcelona (a excepción del municipio de Gósol, adscrito al de Lleida). Se encuentra en el interior de Cataluña y participa tanto de los relieves elevados del Prepirineo y del Pirineo como de los relieves planos del norte de la Depresión Central.

En la comarca del Berguedà hay grandes recursos: itinerarios naturales señalizados, caminos y senderos, espacios para la práctica de deportes náuticos, patrimonio industrial del textil, carbón o cemento, ermitas románicas, gastronomía de primera calidad, setas, ferias y mercados, y una larga lista de eventos más. , espacios y lugares que debes conocer en profundidad para hacerte una idea de cómo es el Berguedà.

La mitad norte del Berguedà, conocida como Alt Berguedà (“Alto Berguedà”), está formada por el alto valle del Llobregat y las zonas montañosas que lo rodean. Su límite norte es una auténtica barrera montañosa: el Berguedà está separado de la Cerdanya por una cadena de picos de 2.000 metros. Entre ellas se encuentran las sierras del Cadí, Moixeró, Puig d’Alp y Puigllançada. En esta zona la población se concentra principalmente en el Valle del Llobregat y los valles de los ríos Bagà, Bastareny y Saldes. Al este se encuentran las sierras de Catllaràs y Rasos de Tubau, al oeste las sierras de Pedraforca, Verd, Ensija y Rasos de Peguera.

El Baix Berguedà más poblado (“Bajo Berguedà”) es la parte sur de la comarca. Se encuentra a los pies de los Pirineos, pasando a las llanuras de la Depresión Central Catalana. Además de pueblos de origen medieval como Gironella, Casserres o Puig-reig, incluye un gran número de colonias industriales construidas a lo largo del río Llobregat tras la Revolución Industrial.

Actualmente, la actividad industrial se localiza principalmente entre Berga y Puig-reig. La apertura del Túnel del Cadí y la mejora general de las carreteras en los últimos años (a partir de 2004) pueden mejorar el potencial económico del Valle del Llobregat y del Berguedà en general. La agricultura, la ganadería y la silvicultura han demostrado ser, en general, complementarias y compatibles con el turismo. El crecimiento del turismo ha generado algunos puestos de trabajo y ha sido un factor clave para reducir la emigración del Alt Berguedà. Muchas granjas se han reconvertido (total o parcialmente) a usos relacionados con el turismo.

Historia
Algunos indicios apuntan al asentamiento del Berguedà, en el Paleolítico Inferior. Son la pieza encontrada en una de las terrazas del Llobregat, cerca de Gironella, que corresponde a un pueblo de cazadores y recolectores de la cultura del canto rodado labrado. Un sitio en la fuente del Ros en Berga, descubierto en 1988, proporcionó datos del Paleolítico Medio y Superior.

Desde el Neolítico, la presencia humana está más documentada con tumbas de foso. En estas tumbas, la mayoría de los restos humanos pertenecen a individuos de la graciosa raza mediterránea (dolicocéfalo y bajo). Son tumbas individuales, en el lugar del Canal dels Avellaners y en la Cista de Sant Ignasi de Sorba; y tumbas colectivas en el Coll de l’Oreller y la Tomba del Moro, entre otros. A finales del Neolítico, la cultura denominada Veraz, tiene un gran desarrollo; en el Berguedà hay testigos en Can Maurí, en Roca Roja y en Canal dels Avellaners.

Edad antigua
El historiador romano Tito Livio habla de la tribu ibérica de los bergistas, sometida primero por Aníbal (218 a. C.) y luego por Catón (195 a. C.).

Mediana edad
Bajo la ocupación sarracena, el Berguedà pasó a ser territorio fronterizo hasta que pasó a depender del Condado de Cerdanya, del que se separó para convertirse, brevemente, en el Condado de Berga a principios del siglo XI. En este contexto hay que situar a la mayor figura literaria de estas tierras: el trovador Guillem de Berguedà.

Edad Moderna
Durante los siglos siguientes, el Berguedà conoció las epidemias de peste de los siglos XIV y XV, el bandolerismo del siglo XVI y la guerra de los segadores en el siglo XVII.

A partir del siglo XVIII, tras la Guerra de Sucesión española, se produjo un período de crecimiento económico y demográfico con el desarrollo de la industria textil, a la que el Berguedà aportó su propia hiladora, la Berguedana o maixerina.

Durante la Guerra de los Siete Años (1833-1840), Berga fue un importante centro de la insurrección carlista; siendo la sede de la Junta Carlista de Cataluña presidida por el Conde de España, famoso por su arbitrariedad y crueldad, y asesinado en circunstancias rodeado de un halo legendario. El Berguedà siguió siendo un enclave carlista destacado en las guerras carlistas posteriores.

Edad contemporánea
Como hechos destacables del siglo XX, cabe mencionar la revuelta anarquista de Fígols, en 1932, que se extendió a otras localidades de la comarca. Los grupos anarquistas también protagonizaron colectivizaciones y episodios violentos durante la guerra civil. Después de la guerra, la situación de la región la convirtió en un lugar ideal para las actividades de contrabando y también para las acciones de los maquis. La minería y el textil volvieron a ser la clave de la actividad económica, hasta que las crisis económicas de los años setenta condujeron a su colapso, con el consiguiente retroceso económico y demográfico.

En 1976 finalizó la construcción del embalse de La Baells tras ser iniciado en 1970, por orden del gobierno español y de la Confederación Hidrográfica de los Pirineos Orientales a petición de los usuarios del río Llobregat en 1947. Esta construcción siguió los intereses del abastecimiento de agua de Barcelona y su entorno metropolitano, regulando el caudal del río para garantizar el riego y los usos industriales de las personas que viven debajo. El embalse provocó el hundimiento de las localidades de Miralles, La Baells y Sant Salvador, las tres del municipio de Cercs.

En 2002, los habitantes del Berguedà reivindicaron sus propios intereses en el embalse, lo que motivó la celebración de la Fiesta del Río ese año, que más tarde se denominó Fiesta de La Baells. La Agencia Catalana del Agua está reformando el festival para que dure un fin de semana, desde mediados de junio hasta mediados de septiembre.

Actualmente, el Berguedà busca desarrollarse mediante la diversificación de actividades y tratando de potenciar su paisaje como atractivo turístico.

Economía
Las principales actividades económicas del Berguedà han sido la industria y la minería, que han sufrido graves crisis en los últimos años. Actualmente, la actividad industrial se ubica preferentemente entre Berga y Puig-reig. El refuerzo del eje Llobregat con la apertura del Túnel del Cadí y la mejora general de las carreteras que acceden a él también han mejorado sus perspectivas de actividad económica. La agricultura, la ganadería y la silvicultura son actividades complementarias. El turismo es un factor de retención poblacional en el Alt Berguedà. Muchas masías se están convirtiendo en residencias de turismo rural y se han abierto restaurantes. El embalse de La Baells es un atractivo turístico con eventos deportivos que tienen lugar durante el verano.

Principales vistas
El Berguedà es conocido por el monte Pedraforca (tradicionalmente considerado lugar de encuentro de los aquelarres de brujas), por su paisaje pastoral y montañoso, y por sus numerosas iglesias románicas. Otro lugar muy visitado es la Montaña de Queralt (hogar de un santuario que alberga a la patrona de la Comarca, Nuestra Señora de Queralt), que cuenta con muchas rutas de senderismo y ofrece vistas de gran parte del Berguedà y las comarcas circundantes. La comarca también cuenta con muchos puentes medievales y ha conservado muchos cascos antiguos, entre los que destacan los de Berga y Bagà.

Herencia histórica

Románico rural
El románico es el movimiento arquitectónico y pictórico más extendido en Cataluña y en el Berguedà, una corriente bastante homogénea que se desarrolló en la Europa occidental actual desde el siglo XI hasta finales del XIII. Pequeñas iglesias construidas por nuestros antepasados ​​artesanales en los lugares más inhóspitos; iglesias que sentaron las bases de las iglesias de hoy; un interesante monasterio e iglesias perfectamente restauradas y acondicionadas para visitar. Seguramente encontrarás en cada uno de tus paseos algunos recuerdos de esta época espléndida en la que la fe hizo lo más inimaginable. Un legado que el Berguedà ha sabido conservar.

Actualmente hay once de las iglesias prerrománicas y románicas del Berguedà, de las cuales cinco (Sant Vicenç de Obiols, Sant Sadurní de Rotgers, Sant Vicenç de Rus, Sant Quirze de Pedret y el Monasterio de Sant Llorenç) están abiertas al público. . Descubre algunas de las obras más importantes de esta corriente en Cataluña. Santa Maria d’Avià, Santa Maria de Lillet, Sant Martí de Puig-Reig, Sant Andreu de Sagàs y la iglesia de Sant Jaume de Frontanyà se pueden visitar pidiendo la llave en cada uno de los lugares indicados por cada iglesia. Además, Civitas Cultura organiza actividades culturales en el Monasterio de Sant Llorenç todos los fines de semana desde primavera hasta otoño y actividades esporádicas en los otros cuatro espacios que se pueden visitar.

El pueblo medieval de Bagà
Además de su entorno natural, el pequeño pueblo de Bagà tiene una interesante arquitectura medieval, y pasear por su Centro Histórico te hará revivir tiempos pasados. Este casco antiguo, construido bajo el Palacio de Pinós, guarda la mayor parte del atractivo de la villa. Está protegido por las antiguas murallas, y es el único pueblo que conserva intacto su trazado urbano medieval, tal como lo diseñó y construyó Galceran de Pinós, hacia el siglo XIII. En julio, Bagà celebra una fiesta medieval que te transportará aún más a la Edad Media.

En los diferentes espacios de este casco antiguo, uno de los más significativos es, sin duda, la Plaza Porticada o Plaza Galceran de Pinós, con construcciones antiguas y donde podrás sentir una profunda calma que te permitirá imaginarte como protagonista de episodios. de siglos pasados. En este sentido, también podemos destacar el Palacio de Pinós, núcleo noble del pueblo, situado en lo alto y que alberga el Centro Medieval y Cátaro así como la Oficina de Turismo.

La iglesia parroquial de Sant Esteve, que se inauguró el 3 de agosto de 1339 para que los campesinos tuvieran un lugar para ir a misa, pero no se terminó hasta un siglo después, siendo un claro ejemplo de la transición del románico al gótico. El templo, junto con la Torre de la Portella, son otros dos atractivos de Bagà. Esta atalaya es, de hecho, uno de los símbolos de la villa medieval, ya que es la única parte que queda de la antigua muralla que la rodeaba. Situada al final de la Plaza Porticada, cierra el casco histórico del pueblo y sale por su arco; se puede comenzar un paseo por otros lugares emblemáticos de Bagà: el puente románico y el río Bastareny. Este puente medieval tiene dos arcos y es conocido como el puente de la villa.

Herencia religiosa

Santuario de Paller
El Santuario del Paller es un edificio histórico del municipio de Bagà que fue construido entre 1747 y 1748. El antiguo santuario estaba en la masía del Paller de Dalt, donde aún quedan restos de la iglesia, ya mencionada en el año 1200 y que tuvo muchos devotos . Dependía del monasterio de Bagà y la iglesia original aún se reconstruyó en 1687. En 1747 se inició la construcción del actual santuario según el plan de Francesc Morató en la zona del Paller de Baix, a dos kilómetros de la localidad de Bagà, en una belleza acogedora, tranquila y serena, cerca de la llamada Fuente de los Bañistas (de ahí que también se la conozca como Santa Maria dels Banyadors), donde era costumbre que los devotos se bañaran y trajeran agua considerada milagrosa.

Santuario de Queralt
Encaramado en un estrecho equilibrio entre naturaleza y arquitectura, el santuario de la Virgen de Queralt domina la ciudad y la región. Conocido como balcón de Cataluña, el lugar una mezcla de motivaciones históricas, religión y paisaje, domina la extensión de la vista montañosa norte y los llanos por donde atraviesa el Llobregat hacia el sur.

Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles
Iglesia de tres naves y capillas en las naves, cubierta con bóveda de cañón y amplio crucero. La fachada principal, que muestra signos del arrancado del arco de la primera capilla del siglo XIV, junto a la puerta de acceso, sencillamente, donde hay una hornacina que puede tener una imagen, ahora perdida. En el mismo lado derecho también vemos un campanario de sección cuadrada rematado con balaustrada, obra posterior. Hay pocas aberturas pequeñas. La iglesia guarda un altar barroco de Nuestra Señora de los Ángeles, terminado en 1704.

Este retablo es una joya construida hacia 1704 por la saga de Sigismond Pujol, constructores de la mayoría de los retablos barrocos de la Cataluña central. La obra responde al tipo de retablo barroco del siglo XVIII, de tres calles, con predominio de la central, bien definida y encuadrada. Pares de columnas en espiral y cenefas llenas de guirnaldas, flores y frutos separan la parte central y dividen el altar en compartimentos. Es una síntesis de la obra de escultores, carpinteros, orfebres, pintores, etc. El retablo está coronado por una figura de Dios y, colocado en distintos lugares no se pueden identificar los 12 apóstoles, sino 13 porque también aparece Pablo.

Hace siglos, el sitio central que hoy ocupa San Bartolomé, patrón de Casserres, lo ocupaba San Isidro. Los padres de la iglesia occidental también tienen su espacio, San Gregorio Magno y San Agustín. El retablo está dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, que ocupa el centro del altar, sobre el tabernáculo. La riqueza de detalles es más evidente en las cuatro escenas marianas: la Natividad, la Epifanía, Pentecostés y la Coronación.

Santuario de Nuestra Señora de Lourdes
El santuario de Nuestra Señora de Lourdes fue el primero que se construyó en España y se encuentra en La Nou de Berguedà. Fue un santo sacerdote, Mn. Antoni Comellas, nacido en La Nou y gran devoto de Nuestra Señora de Lourdes que quiso construir el santuario. Comienza con una pequeña capilla en 1878 para poner una imagen de la Virgen de Lourdes. Pero debido a la avalancha de visitantes recibidos, en 1880 se colocó la primera piedra del actual santuario, de estilo neoclásico, que fue inaugurado en 1885. En pocos años, pagados íntegramente por devotos, se construyó el altar mayor y ocho altares laterales (dos de ellos destruidos durante la Guerra Civil española) en estilo gótico. Para 1915 estaba completamente terminado.

Santuario de Falgars
El Santuario de la Virgen de Falgars se encuentra en las montañas del mismo nombre a 1288 metros. El horizonte es inmenso y espectacular: al viento, la gran sierra formada por Cadi y Moixeró; este, Montgrony, Puigmal y Rasos de Tubau; al sur, bosques de Catllaràs y al oeste, Pedraforca, Rasos de Peguera y Ensija. Se puede llegar por carretera asfaltada y lejos de La Pobla de Lillet siete kilómetros.

Santuario del Quar
La iglesia de Santa María de La Quar, quizás de origen visigodo, se menciona por primera vez en el año 900, cuando fue consagrada. En 1069 fue trasladado, junto con la parroquia al Monasterio de La Portella. Con el paso del tiempo se ha ido modificando, y se conservan pocos restos del románico. En el interior, se venera una escultura románica de la Virgen de La Quar. Al este, al pie del santuario, hay una pequeña cueva donde se encontró la imagen. El santuario tenía rectoría y fuente. El santuario ofrece un paisaje que va desde el Montseny y el Collsacabra hasta las altas cumbres del Berguedà.

Castillo de Puig-Reig
Fundado en Barcelona, ​​probablemente a finales del siglo IX, el castillo de Puig-Reig fue elegido por el vizconde y trovador Guillem de Berguedà para ubicarlo. En su testamento, de 1196, dejó gran parte de su patrimonio al Temple, e hizo de Puig-Reig una de las pocas órdenes de la Cataluña antigua. Una visita a la iglesia románica de Sant Martí y al castillo de Puig-Reig permite comprobar la importancia que tuvo este lugar durante la Edad Media.

Santuario de la Guardia
Es una estructura edilicia de una sola nave, con el presbiterio orientado al este. La fachada presenta un simple arco de puerta de ornamentación, un sencillo rosetón circular. El grácil campanario se levanta en el lado norte, es una torre cuadrada que pasa a ser octogonal, con arco de cuatro vanos rematado por balaustrada. En medio del crucero se levanta una pequeña cúpula cuadrada. La construcción del Santuario de la Guardia levantada sobre anterior estructura románica, aún se encuentran entre los cimientos y bajos de las actuales arcadas y capiteles de la iglesia. La imagen tallada de Nuestra Señora de la Guardia es gótica, del siglo XIV.

Santa María de Serrateix
El monasterio de Santa Maria de Serrateix fue fundado en el siglo X, gozando de la protección de los condes de Cerdanya y Berguedà Sires. La acumulación de importantes bienes y sus ingresos le permitió realizar importantes obras arquitectónicas desde su fundación hasta el siglo XIX. Las obras de la iglesia del monasterio se iniciaron a finales del siglo XI, siendo consagrada en 1126. Se trata de una iglesia de cruz latina, de una sola nave cubierta con bóveda apuntada reforzada con arcos y corona al este por un ábside semicircular decorado, sobre el exterior, con arcos ciegos y bandas lombardas. Debajo del crucero hay una cripta.

En el siglo XVIII se llevaron a cabo importantes reformas: los ábsides semicirculares que flanqueaban el ábside principal fueron sustituidos por las actuales capillas cuadradas; el portal fue remodelado; la nave estaba revocada y toda la iglesia estaba decorada con elementos neoclásicos, pero el incendio de la iglesia durante la guerra civil provocó la destrucción de su interior. El campanario al oeste es una sólida torre del siglo XIV. De este siglo son también el palacio del abad y el patio. El claustro gótico fue sustituido a finales del siglo XVIII por el estilo actual, entre el barroco y el neoclásico. El conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural en 1982.

Patrimonio industrial

Colonias textiles del Llobregat
Un viaje por los orígenes industriales catalanes. La principal peculiaridad de las tierras del Baix Berguedà, que tiene su propia identidad, es el conjunto de colonias textiles -que se empezaron a construir durante la segunda mitad del siglo XIX- que podemos encontrar cerca del río Llobregat. Una concentración única de colonias industriales -con elementos comunes y elementos singulares que las hacen inigualables- donde han vivido y trabajado miles de personas y que en la actualidad conforma un patrimonio que recuerda uno de los capítulos imprescindibles del proceso de industrialización en Cataluña. En cada una de las colonias había dos espacios muy diferentes.

El primero fue el espacio industrial, donde se encontraba la fábrica y los elementos (la presa, el canal y la turbina) que permitían transformar el agua del río en energía que movía la maquinaria. Junto a la fábrica, o más lejos, vivían las familias trabajadoras de la colonia. En este espacio, además de la vivienda de los trabajadores, los propietarios también construyeron todo tipo de servicios y equipos para el uso de los trabajadores: horno de pan, carnicería, pescadería, tienda, lavadero, colegio, residencia para niñas trabajadoras. iglesia, cafetería, teatro, polideportivo, etc. Presidiendo el conjunto de la colonia, destacaba la torre del maestro, muchas veces en un punto alto.

Complejo paleontológico de Fumanya
La riqueza del Berguedà nos permite ver miles de huellas de dinosaurios de más de 65 millones de años en tan solo unos minutos, viviendo dentro de la vida cotidiana de una mina de carbón. En 1985, como resultado de una operación minera a cielo abierto, se descubrió el complejo paleontológico de Fumanya, el mayor sitio europeo con rastros de saurópodos del Cretácico Superior y uno de los más grandes del mundo. A una altitud de más de 1.400 metros se encuentra el Centro de Interpretación de Dinosaurios Fumanya, donde se pueden observar las huellas y conocer cómo era la vida hace millones de años.

Este centro se encuentra dentro de las antiguas minas de carbón de la bodega Fumanya, que cerró en 1991. La minería ha marcado la vida de la mayoría de pueblos del Alt Berguedà durante el siglo XX. La depresión económica que significó el fin de la minería en toda la región se ha superado con la reconversión de este y otros espacios. Las antiguas minas se han musealizado para que no pierdan la memoria, para que el visitante pueda conocer la vida de los mineros y explorar colonias que, con un modelo único, trazaron una época imprescindible en el Berguedà. Incluso ahora todos recuerdan un episodio u otro de la mía. Como la rebelión de 1932 cuando, en plena República, en Fígols, se proclamó el comunismo libertario o la explosión de un galgo en la mina Consolación donde murieron 30 mineros, todos vecinos de la zona.

Jardines Artigas
Jardins Artigas es un jardín diseñado por Antoni Gaudí en 1903, nos muestra cómo la arquitectura se mezcla con los elementos de la naturaleza en perfecta armonía. Un bello rincón de la comarca donde fuentes, bancos, barandillas y puentes atravesados ​​por el río Llobregat y rodeados de frondosa vegetación te acompañarán en tu paseo. La historia de los jardines está ligada a la primera fábrica de cemento Portland conocida como Asland, creada a principios del siglo XX por Eusebi Güell Bacigalupi, en el Clot del Moro de Castellar de N’hug, donde actualmente se encuentra el Museo del Cemento. El Sr. Güell encargó al arquitecto Antoni Gaudí, la proyección del Xalet del Catllaràs como vivienda de los trabajadores e ingenieros de las minas.

Durante su estancia en el Valle de Lillet Gaudí se hospedó en la casa del señor Artigas, dueño de una de las fábricas más prósperas de la época. En agradecimiento por su hospitalidad, Gaudí regaló a la familia Artigas el diseño de un jardín en una parcela que tenían justo enfrente de la casa y la fábrica textil. Los Jardines y el Museo del Cemento están actualmente conectados por el Tren del Cemento que atraviesa el Valle de Lillet, que tarda unos 20 minutos, y está hecho por una locomotora diesel con un máximo de 4 vagones con capacidad para 25 pasajeros cada uno.

La presa
El embalse de Baells fue inaugurado en 1976. Su finalidad es regular el agua del río Llobregat y almacenarla para garantizar el abastecimiento de agua de los usos domésticos, industriales y de regadío del área metropolitana de Barcelona. Se construyó aprovechando el desfiladero que da nombre y recogiendo las aguas del río Llobregat y el arroyo Vilada. La presa de doble curva está diseñada para contener 115 Hm3 de agua y prever, con los tres niveles de drenaje (inferior, medio y superior), la evacuación de grandes cantidades de agua.

Related Post

Un equipo humano se encarga constantemente de garantizar la seguridad y el buen funcionamiento de esta infraestructura que, a lo largo de los años, incorpora sistemas técnicos de control automático. Ahora puedes realizar una visita guiada para conocer la presa y conocer la importancia de los embalses en la regulación del ciclo del agua en Cataluña y el uso que se hace de ellos para la producción de energía eléctrica.

Espacios culturales

Centro medieval y los cataranes
Sigue los pasos de buenos hombres o cátaros. A esto nos invita el Centro de Medievales y Cátaros de Baga. Desde el antiguo palacio de Pinós nos ofrecen un recorrido histórico por la vida de algunos de los personajes que formaron parte de esta religión, que encontraron, entre los siglos X y XIV, un lugar de refugio en el Berguedà. Además, podremos conocer mejor una de las leyendas más famosas de la zona, la leyenda del rescate de las cien doncellas.

Toda la visita dura aproximadamente una hora y media. Cada sala tiene una locución (en idiomas) y también hay un audio visual. En el exterior hay paneles que complementan la información relacionada con los cátaros o buenos hombres. En las plantas superiores del palacio también hay dos espacios más visitables, la exposición Bagà 1440 que incluye un interesante vídeo de 5 minutos en idiomas y la Sala de pinturas (salas decoradas con murales de los siglos XVII, XVIII, XIX, por ejemplo poco visto en Cataluña y de gran importancia histórica).

Colección Circo Josep Vinyes
Colección del mundo del circo cedida por Josep Vinyes al Ayuntamiento de Berga. Consta de fotografías, carteles, programas de mano, objetos del mundo del circo, bibliografía … Dotado de un nuevo espacio expositivo remodelado.

Museo Regional de Berga
El centro presenta los orígenes y evolución de la ciudad. Describe su desarrollo, su crecimiento y su período de esplendor en la Alta Edad Media. A continuación explica cómo siguió siendo una puntera vibrante en los siglos que siguieron y acabó dominando el territorio circundante, sobre todo en el siglo XVIII como villa borbónica a los pies de un castillo y en el siglo XIX como capital del carlismo catalán. .

Casa de anís
Fruto de una recogida de pacientes, en Castell de l’Areny se puede ver una colección privada formada por más de 1000 botellas de anís selladas y de todo el mundo.

Museo del pastor
Uno de los oficios más queridos y tradicionales en las zonas de montaña, el pastor tiene desde hace algún tiempo, un hito en Castellar de n’Hug. El museo Sheperd’s nos muestra un panorama del pasado, presente y futuro de este arduo trabajo que cada verano tiene un destacado homenaje en esta localidad con el Concurso Internacional de Perros Pastor. Los utensilios y vasijas de estos pastores tienen su lugar en este museo ubicado en el centro del pueblo de mayor tradición turística de la región.

Centro Picasso
El Centro Picasso de Gósol está ubicado en el centro del pueblo, en la plaza principal, junto a Cal Tampanada, donde es fácil imaginar al genio. Este pequeño espacio alberga la muestra más representativa de las trescientas dos obras atribuidas a la época del artista en Gosól. Los originales se encuentran en diferentes museos de Europa y Estados Unidos, pero solo aquí se pueden vincular las obras con el paisaje que rodeaba -y seguramente inspiró- a Picasso en 1906.

Gósol inspiró a Picasso, y fruto de esta renovación, obras como “Mujer joven de Gósol”, “Cabeza de joven de Gósol” y la enigmática “Mujer con panes”, obra reproducida en la Plaza de Gósol a modo de estatua y que inspiró todo tipo de leyendas sobre la estancia de Picasso en el pueblo. El Pedraforca también sedujo al genio, las obras “Fernande con mantilla negra” y “Fernande en mula” muestran la emblemática montaña. Contemplar las obras de Picasso con su trasfondo de la vida real es sin duda una experiencia única.

En el Centro se pueden encontrar objetos valiosos como el cuaderno donde registraba constantemente detalles que veía, una colección de fotografías antiguas de Gósol o el mobiliario cotidiano de la época. En definitiva, una aproximación al verano de 1906. Pero, la llegada al pueblo no tiene nada que ver con la ruta en tren a vapor hasta Guardiola, donde aún queda un tramo por hacer a pie siguiendo la carretera real hasta llegar a Gósol. Y esta es la ruta de Picasso y Fernande. Y así partirán, tal y como habían llegado, esta vez a pie por el Pas dels Gosolans atravesando la Sierra del Cadí. Aún hoy, muchos habitantes de Gósol cuentan con anécdotas y leyendas llenas de misticismo sobre la estancia del genio, que les cambió la vida.

Espacio natural

Camadoca, Centro de Recuperación de Vida Silvestre
Si quieres conocer y aprender sobre la naturaleza en el Berguedà tenemos varias propuestas. Camadoca es un centro de recuperación de vida silvestre en Santa Maria de Merlès donde se pueden ver anfibios, aves y otros animales. En el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Berga aprenderás sobre geología, paleontología, vegetación y fauna de la comarca a través de exposiciones y audiovisuales. En el Museo de Arte de las Setas de Montmajor te adentrarás en el maravilloso mundo de las setas silvestres y encontrarás más de 500 setas de arcilla hechas a mano por un alfarero local.

Centro de Información e Interpretación del Pedraforca
En el Centro de Información e Interpretación del Macizo del Pedraforca, puedes encontrar todas las referencias necesarias a la montaña mágica. Está en la plaza Pedraforca de Saldes, a los pies de la montaña, y ofrece información turística de la zona, una exposición monográfica sobre el macizo y otra sobre minería en Saldes. Además, cuenta con maqueta y libros y mapas del Pedraforca. Por tanto, es un espacio que reúne el significado y las características particulares de la montaña así como la influencia de la minería del carbón, actividad industrial que ha marcado la historia del municipio durante los últimos cien años.

Museo de Arte de las Setas de Montmajor
El Museo de Arte de las Setas de Montmajor está ubicado en la planta baja del antiguo ayuntamiento de Montmajor, que quedó desocupado en 1994 con la construcción del nuevo edificio. La fachada de la izquierda estaba decorada con un mural “trompe-l’oeil” que representaba una madera y con una seta de hierro gigante que ocupaba gran parte de la altura del edificio. El Museo de Arte de las Setas de Montmajor es un equipamiento cultural de carácter eminentemente didáctico, que pretende retratar el mundo de las setas y sus particularidades a todos sus visitantes, sean expertos o recién llegados.

En el interior tenemos la recepción de visitantes, los baños, una sala de proyección de un audiovisual sobre la historia de Montmajor y su mercado, y una única sala de exposiciones a la que se accede caminando sobre dos paneles de vidrio bajo los cuales se realiza una escenografía del suelo del bosque. con setas. Las representaciones cerámicas de setas se encuentran alojadas en vitrinas decoradas con musgo, tierra y ramas, elementos naturales de los bosques. El diseño interior del Museo es obra de Marcel Castella, el mural exterior fue pintado por Àngel Gispert y la seta de hierro fue realizada por Jordi Puig. Para la inauguración del Museo, el escultor de Ca l’Escuder de El Pujol de Planés creó una figura gigante llamada “Tocat del Bolet” (expresión catalana que significa “loco”).

Museo de la naturaleza
Conociendo la naturaleza que nos rodea, hacer un acercamiento interpretativo es posible gracias a este espacio. Si no tienes tiempo para dar vueltas o temes no tener suerte en la observación de la flora y fauna de la región, aquí puedes convertirte en un pequeño experto. Seguro que no podrás resistir la tentación de vivir y ver las maravillas cerca de ti … La exposición es permanente y consta de dos partes muy diferenciadas. El primero corresponde a la Sala Lluís Viladrich (en memoria del entusiasta naturalista berguedan desaparecido en 2006) y está dedicado a la geología y la paleontología. La segunda sala muestra los grandes dominios de la vegetación del Berguedà y la fauna vertebrada que los caracteriza.

Centro Astronómico Pedraforca
El centro astronómico Pedraforca tiene como objetivo enfatizar la calidad del cielo en este entorno. Saldes es un municipio que lleva el sello del espacio con un cielo nocturno de calidad. En concreto, la Generalitat reconoció el mirador de Gresolet, muy próximo al refugio Lluís Estaen y la Plaça de l’Espà, como lugares excepcionales para observar el cielo. El centro astronómico cuenta con un potente telescopio para observar el cielo tanto de día como de noche y organiza periódicamente actividades para profundizar en su conocimiento del tema.

Ríos, estanques, cascadas y lagos
Uno de los elementos asociados a la montaña es el agua. Y en un contexto donde el Parque Natural del Cadí Moixeró domina el paisaje, la formación de ríos, arroyos y torrentes es constante. En el imaginario colectivo de los habitantes locales, los ríos Llobregat y Bastareny, y los innumerables rincones con piscinas y lugares para bañarse, son los protagonistas de historias familiares y recuerdos con amigos. Sin todos los cursos de agua del Pedraforca, el carácter de la gente del Berguedà sería diferente; faltarían puntos de referencia, puntos de referencia que a menudo son el motivo de visita de los amantes de la montaña. Porque muchos de ellos son un recurso constante a la hora de hacer senderismo, pasar el día o para que los niños los descubran.

Tanto el nacimiento del río Llobregat como el del río Bastareny son espectaculares en la época de lluvias cuando el agua es abundante gracias a las lluvias y al deshielo de la montaña. A lo largo de su curso inicial forma innumerables manantiales, cascadas y espacios recónditos donde poder bañarse, que se encuentran en buen estado, gracias al trabajo realizado para restaurarlos. Esta agua llega al embalse de Baells desde donde el río Llobregat continúa bajando por las colonias textiles que antaño fueron un importante motor económico de la comarca. Algunos de ellos todavía están en funcionamiento hoy en día y otros se han convertido en museos u otros edificios útiles.

Gastronomía
La cocina del Berguedà es un ejemplo singular, sorprendente y magnífico de la cocina de interior catalana. Basada en una tradición centenaria, que se completó a finales del siglo XIX, ha sabido renovarse y al mismo tiempo conservar su personalidad. Es una cocina sólida, con gustos directos y contundentes, sutiles perfumes, texturas y sabores ya casi olvidados. El secreto hay que buscarlo en la alta calidad de los productos que se le entregan de sus cultivos, huertos y bosques, en los métodos de cocción y en la paciencia de sus chefs.

Los productos más singulares del Berguedà son el guisante negro, el “blat de moro escairat” (tipo de maíz autóctono) y la patata serrana. Destacan nuestros ganaderos que trabajan para que podamos degustar carne de res, pollo y cordero de excelente calidad. Disponemos de algunos sellos de calidad como el de “Ramaders de Muntanya dels Pirineus” y también certificaciones ecológicas. En cuanto a productos elaborados se encuentran los embutidos y quesos, así como las tortas de panadería y pan tradicional, miel, mermeladas y galletas y dulces.

La gastronomía del Berguedà ha sabido aprovechar estos productos de calidad para preparar los deliciosos platos de la cocina tradicional que se presentan en la temporada adecuada a los visitantes en forma de jornadas y campañas gastronómicas. Productos como el guisante negro, el “blat de moro escairat” (tipo de maíz autóctono) y, por supuesto, las setas, la trufa y la carne de caza son reconocidos en el Berguedà.

El Berguedà es uno de esos lugares que recuerdas sentados alrededor de una mesa. La simple degustación de un moixernó, un plato de patatas enmascaradas o una sartén nos transporta inevitablemente a Queralt, Pedraforca o las fértiles vegas del sur. Y seguramente todos estos lugares nunca saldrán del rincón de nuestro cerebro donde se almacenan agradables experiencias, todo lo cual tiene mucho que ver con la indiscutible calidad de los productos: las setas, la ternera, los embutidos, los quesos, el pollo, el elote cuadriculado. , los guisantes negros …

Eventos y festivales
El Berguedà es conocido por sus numerosas fiestas tradicionales. El más famoso es sin duda el Patum, una celebración de una semana que se celebra en Berga todos los veranos. Durante la Patum, las representaciones de diferentes bestias mitológicas y personajes históricos toman las calles, y también se organizan conciertos y banquetes en la ciudad. Otra celebración muy conocida es la Fia-faia, que se celebra cada Nochebuena en Bagà y Sant Julià de Cerdanyola. Esta tradición precristiana marca el solsticio de invierno, en el que los participantes llevan fardos iluminados de Cephalaria leucanta de una hoguera en las montañas al oeste de cualquiera de las ciudades (donde se ve ponerse el sol) hasta la plaza principal.

Fiesta de la vendimia y la trilla – Avià
Cerca de la Iglesia de Santa María, cada año, se hace un viaje en el tiempo … Los carros, las mulas, las gavillas y la trilla sustituyen a los actuales tractores y herramientas. La agricultura sigue siendo uno de los elementos más importantes de la región. El segundo domingo de julio, en Avià, se rinde un homenaje especial a esta fiesta de la vendimia. El desayuno típico campesino, la feria artesanal, el Encuentro de bordadores de encaje de bolillos, el baile o la torta popular de la Parca adornan esta fiesta en honor a los campesinos y las labores del campo.

Fiestas de la Baronía de Pinos
Baga tiene una herencia única del siglo XIII. Bellamente conservada, las calles de su Casco Antiguo medieval, la plaza de Pinos y sus pórticos se convierten en el escenario donde se celebraba la Fiesta de la Baronía de Pinós. La fiesta se celebra durante la tercera semana de julio con multitud de eventos que nos trasladan a la época medieval. Se puede pasear por el mercado con productores agrícolas y la feria monográfica de artesanía y oficios tradicionales.

La Patum
Símbolo de la identidad berguedesa, la Patum es una fiesta que tiene su origen en el conjunto de interludios que acompañan a la procesión del Corpus Christi en el siglo XIV que incluía elementos ya existentes desde tiempos inmemoriales. El tambor, los gigantes, el águila, los turcos y los caballos, los enanos … todos tienen su papel en el festival.

Concurso internacional de perros pastor
El Concurso Internacional de Perros Pastor nació en 1962 en los encuentros donde un grupo de pastores de la región compitió para demostrar quién tenía el mejor perro pastor. Desde entonces, la competición se celebra anualmente el último domingo de agosto, y forma parte del Campeonato de Perros de Pastor de los Países Catalanes. Participa en el concurso de pastores formados en Francia, Andorra, País Vasco, Aragón, Islas Baleares y Andorra. La competición se divide en dos pruebas. En el primer acto se inscribieron todos los perros y en la segunda ronda solo los mejor clasificados. El orden de ejecución se determina por sorteo.

Una profesión en peligro y gente que quiere preservarla a toda costa. Castellar de n’Hug se ha comprometido a preservar una de las tradiciones montañesas más arraigadas en nuestro país. Los pastores y perros tienen toda la atención y admiración el último domingo de agosto desde 1962 en la localidad con más turismo de la región. El Prat del Castell se convierte en el lugar donde pastores y perros demuestran habilidad, comprensión y, sobre todo, espíritu de montaña.

Encuentro de acordeonistas de Maçaners
Con el horizonte del Pedraforca, catalanes, vascos, gallegos, occitanos y portugueses llegan a Maçaners con su acordeón bajo el brazo, para revivir una noche como antes, esas noches de la primera mitad del siglo XX llenas de música y celebración en los pueblos mágicos. de los Pirineos. El segundo fin de semana de julio Saldes se convierte en la capital del acordeón.

Festival de antorchas encendidas
Este acto que se celebra la tarde del 24 de diciembre en los pueblos de Bagà y Sant Julià de Cerdanyola consiste en la quema de antorchas denominadas “hadas”. El festival se originó en tiempos precristianos como una celebración del solsticio de invierno, o petición de oración ritualizada para que los días se alargaran. El festival comienza en la cima de una montaña al atardecer con el encendido de una pequeña hoguera. Luego se encienden antorchas y se llevan a la plaza del pueblo, donde el fuego se pasa a otras antorchas sostenidas por los aldeanos que esperan. Una vez que todas las antorchas están encendidas, la gente canta “Fia-faia, fia-faia, nos ha nacido un Niño”. A medida que las antorchas se apagan, se arrojan al centro de la plaza para que la gente salte y baile. Las campanas de la iglesia suenan durante el encendido de las antorchas, con música añadida en los últimos años.

Festival de Música Antigua de los Pirineos (Femap)
Avià, Bagà, Berga y Guardiola del Berguedà son municipios en los que podemos escuchar conciertos del Festival de Música Antigua de los Pirineos.

Casa de la Patum
La Patum de Berga es la fiesta por excelencia. Convertido en una manifestación del teatro popular única en el mundo, está el milagro que Berga ha logrado realizar y perpetuar. Un milagro que los habitantes de la ciudad que nos han precedido han mantenido con vida durante más de seiscientos años. El 25 de noviembre de 2005, una reunión del jurado internacional en París acordó que la UNESCO declarara la obra maestra Patum del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad. La Casa de la Patum, inaugurada y abierta al público el 25 de noviembre de 2007, tiene como objetivo dar a conocer a los visitantes este festival.

Actividades al aire libre

Excursionismo
Las viejas formas son hilos de memoria. Hablan de trabajo por vivir, de generaciones enteras, de migraciones y trashumancia, amor y alegría. En Al Berguedà se han recuperado caminos antiguos para dar voz a este valioso patrimonio y para que puedan ser visitados -y acompañados- a pie y de forma tranquila, disfrutando de la naturaleza y los paisajes. Camina por nuestra red de caminos, descubre el territorio, los secretos que se esconden en las montañas y los valles, las fuentes y los bosques. Te ofrecemos una selección de rutas circulares y algunas rutas familiares de diferentes dificultades que se adaptan a tus gustos y posibilidades, y te animamos a aventurarte en las rutas de travesías que no te dejarán indiferente, como el Camí dels Bons Homes, Camí Picasso, Cavalls del Vent, Ruta de l’ermità, ruta verde del Llobregat y más.

Actividades acuáticas
El agua es un elemento presente en la geografía del Berguedà. El río Llobregat nace y atraviesa la comarca de norte a sur, recogiendo agua de todos los valles y montañas con sus afluentes. En el centro de la comarca, el embalse de Baells recoge estas aguas, por lo que es un gran lugar para actividades acuáticas como remo, wakeboard, natación, stand-up paddle o pesca. La Baells dispone de la primera pista de natación interior de Cataluña (Vía brava), un espacio de 1000 metros, perfectamente señalizado para el entrenamiento de natación en aguas abiertas.

Actividades de nieve
La situación del Berguedà en el Prepirineo es ideal para disfrutar de las actividades de nieve durante los meses de invierno. Rasos de Peguera es el lugar más concurrido y accesible donde se pueden practicar la mayoría de los deportes, y también se pueden encontrar alquiler de material y guías. Otras zonas con menos población y también buenas para disfrutar de la nieve son Serra d’Ensija y Coll de Pal.

Barranquismo
Un gran número de barrancos nacen en las montañas del Berguedà, especialmente en el Alt Berguedà. Muchos de ellos están equipados para poder descender por su interior, practicando el deporte conocido como barranquismo. Encontraremos una veintena de largos barrancos ubicados y listados, de los que destacan dos. Uno es el Barranc de l’Olla de Mel, una fisura vertical y profunda que desciende por los acantilados de Gresolet hasta llegar a La Fageda. Es un canal muy cerrado y en algunos puntos muy estrecho que requiere ocho rápeles para superarlo. A lo largo del recorrido hay rincones con encanto, como un puente de roca natural que se encuentra en medio del descenso. Se trata de un barranco totalmente regulado y se recomienda el servicio de guía para poder realizarlo y saber interpretarlo. Una alternativa más adaptada a las familias e ideal para los principiantes en el barranquismo es el Barranc del Forat Negre, en Vallcebre. Mucho más accesible, a lo largo de su descenso hay rápeles de diecisiete metros, subidas, saltos, una cueva y escalinatas estrechas donde solo hay espacio para una persona.

Alpinismo
Las montañas de piedra caliza del Berguedà son excelentes para los que disfrutan comiendo en las paredes. Una multitud de escuelas, sectores y caminos se reparten por la zona central y norte del Berguedà, principalmente calizas trepadoras pero también algunos conglomerados. Escalada tradicional, clásica y deportiva, para todos los gustos. Para disfrutar de la verticalidad del Berguedà, las casi 2.000 vías acondicionadas de las que disponemos sobre roca calcárea y conglomerada de excelente calidad, os presentamos aquí una muestra de 10 zonas con vías de escalada deportiva que puedes hacer con niños y otras para escaladores experimentados y expertos. .

Geocaching
Geocaching es un juego de búsqueda de tesoros de alta tecnología que se juega en todo el mundo por buscadores de aventuras equipados con dispositivos GPS. La idea básica es ubicar contenedores ocultos, llamados geocachés, al aire libre y luego compartir tus experiencias en línea. El geocaching es disfrutado por personas de todas las edades, con un fuerte sentido de comunidad y apoyo al medio ambiente.

Nuestros escondites (contenedor con bitácora, pasaportes del Berguedà en su interior y otras pequeñas piezas) se pueden encontrar escondidos en los 17 municipios mencionados, muy cerca de los miradores. Las únicas reglas son: si sacas algo del contenedor, tendrían que salir de nuevo para cambiar y escribir unas palabras sobre la visita en el libro de registro.

Desde Turismo del Berguedà, queremos sumarnos a la iniciativa y ocultamos diferentes cachés en los pueblos del XVII del Alt Berguedà, que también participan y forman parte del juego ‘Pasaporte Berguedà’: Bagà, Berga, Borredà, Castellar del Riu, Castell de l ‘Areny, Fígols, Gisclareny, Gósol Berguedà Guardiola, La Nou de Berguedà, La Pobla de Lillet, Sant Jaume de Frontanyà, Sant Julià de Cerdanyola y Vilada.

Orientación
Nacido en Suecia hace más de cien años, la Orientación es un deporte que combina de forma armoniosa cuerpo y mente, por eso es un deporte de los llamados “cultos” y que es propio de países cultural y socialmente avanzados . En otros países los circuitos permanentes de uso educativo son numerosos y también lo es el uso que se hace de ellos. La práctica de orientación deporte-competitiva se propone a partir de diversas actividades lúdicas y educativas en las que el usuario, sin darse cuenta, ya está practicando y aprendiendo los fundamentos de este deporte.

Parapente
Expertos de todo el mundo coinciden en que el Berguedà es una zona excepcional para la práctica del parapente, tanto libre como paramotor, que reúne todas las características necesarias para serlo: orientación adecuada, variedad geológica y geográfica, condiciones aerológicas adecuadas, buena red de comunicaciones viarias, proximidad entre localidades, proximidad a grandes áreas metropolitanas y servicios turísticos. A nivel competitivo, el Berguedà acoge una ronda de la liga española de planeadores y una etapa a través de la competición X-pyr.

Share
Tags: Spain