Ballade en la música clásica.

Una balada en la música clásica desde finales del siglo XVIII, se refiere a la ambientación de una balada literaria, un poema narrativo, en la tradición musical del Lied, o a una pieza instrumental de un movimiento con cualidades narrativas líricas y dramáticas que recuerdan a tal Ajuste de la canción, especialmente una balada de piano.

Balada medieval
La balada medieval sobre texto poético florece en el siglo XIV y tiene para destacados compositores Guillaume de Machaut y Francesco Landini, respectivamente, en Francia e Italia.

Alrededor de 1360 – 1365, se escriben baladas polifónicas no destinadas a la danza. Se originan a partir del baile redondo con la alternación solista / coro: el solista al principio cantó la filmación o el coro, director del baile, repetido por el coro de baile, de donde proviene el término. Hay un ejemplo de este baile en el detalle de los Efectos del Buen Gobierno en la ciudad de Ambrogio Lorenzetti: nueve doncellas se dan la mano y bailan, mientras que la décima acompaña al baile con la pandereta.

De estas obras, pocas han llegado desde que a menudo se improvisaron; probablemente eran el equivalente italiano del polifónico francés virelai. Los textos son de una naturaleza amorosa, donde el poeta se dirige directamente a la mujer amada. Alcanzó su grado más alto con Francesco Landini.

«Por la fe, talor si perigola!

No es ni pena ni mortal, ni espasmo.
como sença falir cader ne biàsemo,
El ben se tacie y el mal aunque chilla.

¡Por cierto fe talor si perigola!

Lasso el que nunca confió en fémena, quien
el amor sabe veneno sémena amarga, asi
La muerte a menudo se recoge.

¡Por cierto fe talor si perigola!

¡Ay !, ese Amor me ha puesto en esta casa, así que
que cada esquina hay
Es la última luz, para que me robe el corazón.

¡Por cierto fe talor si perigola! ”

(Código Rossi: For tru faith talor se perigola)
La estructura musical es:

A bba A bba A bba A

donde A es la recuperación, b son los pies y a es la bóveda

14 y 15 siglos
En los siglos XIV y XV, la palabra francesa ballade designó un tipo de canción, generalmente con tres estrofas de siete u ocho versos, de los cuales el último sirvió como estribillo. La forma musical fue la llamada “forma de barra” (AAB): la melodía de los dos primeros versos se repitió en el tercero y cuarto; El resto fue cantado con diferente melodía. Las baladas solían ser polifónicas, a dos o, más frecuentemente, tres voces: la voz superior (cantus) era la melodía principal; Las otras voces pueden ser cantadas o tocadas con instrumentos.

En Italia, en el Trecento (siglo XIV), el término ballata designaba un tipo de canción diferente, similar al virelay francés: un coro alternaba con estrofas divididas en dos secciones: la primera repetía dos veces una melodía, con final abierto y cerrado; El segundo fue cantado con la melodía del coro.

Baladas en el clasicismo
El final alemán del siglo XVIII usó el término “balada” para describir el carácter folklórico de la poesía narrativa (el ejemplo de Johann Gottfried Herder), algunos de los cuales fueron organizados en canciones de compositores como Johann Friedrich Reichart, Carl Friedrich Zeiter y Johan Rudolf. Zumsteeg.

Baladas románticas
En la literatura alemana de finales del siglo XVIII, el término ballade se usaba para describir poesía narrativa parecida a la de una gente (siguiendo a Johann Gottfried Herder), parte de la cual fue puesta en la música de compositores como Johann Friedrich Reichardt, Carl Friedrich Zelter y Johann Rudolf Zumsteeg. En el siglo XIX, Robert Schumann y Carl Loewe también compusieron baladas.

Baladas instrumentales
En el siglo XIX, el título fue otorgado por Frédéric Chopin a cuatro importantes piezas de piano a gran escala, Ballades Nos. 1 a 4, Opp. 23, 38, 47, 52, la primera aplicación significativa del término a la música instrumental. Un número de otros compositores utilizaron posteriormente el título para piezas de piano, incluyendo Johannes Brahms (el tercero de su Klavierstücke, Op. 118, y el conjunto de cuatro Ballades, Op. 10), Edvard Grieg (Ballade en la forma de variaciones, Op 24, un conjunto de variaciones), Claude Debussy, Friedrich Baumfelder (por ejemplo, sus Dos Baladas, Op. 47 y No. 2 de su Op. 285), Franz Liszt (quien escribió dos) y Gabriel Fauré (Op. 19). , posteriormente arreglado para piano y orquesta). También se han escrito baladas para instrumentos distintos del piano. Los ejemplos de la forma del siglo XX incluyen las tres baladas de Manolis Kalomiris, las seis baladas de Frank Martin (compuestas para instrumentos como el violonchelo, la viola, la flauta y el saxofón) y la balada de arpa y cuerdas de Einojuhani Rautavaara.

Baladas en la música de piano.

Brahms
Cuatro baladas op. 10 (1856)
Baladas y romances para dos voces con piano op. 75 (1878)
Balada para piano op. 118, No. 3 (1893)

Chopin
Ballade No. 1 en sol menor (Op. 23, 1831): inspirada en la historia del héroe lituano Conrad Wallenrodt
Ballade No. 2 en Fa mayor (op. 38, 1839): inspirada en el poema “The Swietz” de Adam Mickiewicz
Ballade No. 3 en la mayor plana (op. 47, 1841): inspirada en el “Undine” de Adam Mickiewicz
Ballade No. 4 en fa menor (op. 52, 1843): inspirada en la leyenda lituana de los hermanos Budry

Liszt
1ª Balada en re bemol mayor (1848)
2da balada en si menor (1853)

Debussy
Balada (Esclavo) F Mayor (1890)

Balada
A mediados y finales del siglo XX, el término balada comenzó a referirse a un tipo de composición corta con letras, esta última generalmente romántica, con ritmos lentos y lentos.

Desde el siglo XX, la palabra balada anglosajona se usa cada vez más para indicar, en la música pop y jazz, una pieza musical interpretada con ritmo lento, en el género instrumental o con un texto temático sentimental; Un ejemplo es el pasaje Je suis malade de Serge Lama. En la música tradicional, esta forma musical también identifica canciones con un tiempo más sostenido y con un tema no necesariamente sentimental, pero con un contenido narrativo decidido.