Gusto estético

En sociología, el gusto es el patrón personal y cultural de elección y preferencia de un individuo. El gusto dibuja distinciones entre cosas tales como estilos, modales, bienes de consumo y obras de arte y relacionadas con estos. La investigación social del gusto se trata de la capacidad humana de juzgar qué es bello, bueno y apropiado.

Los fenómenos sociales y culturales relacionados con el gusto están estrechamente relacionados con las relaciones sociales y las dinámicas entre las personas. El concepto de gusto social, por lo tanto, rara vez se separa de los conceptos sociológicos que lo acompañan. La comprensión del gusto como algo que se expresa en las acciones entre las personas ayuda a percibir muchos fenómenos sociales que de otro modo serían inconcebibles.

Las preferencias estéticas y la asistencia a diversos eventos culturales están asociadas con la educación y el origen social. Es probable que diferentes grupos socioeconómicos tengan diferentes gustos. La clase social es uno de los factores prominentes que estructuran el gusto.

Definiciones
El significado del gusto ha variado de vez en cuando. El gusto se relacionó inicialmente con los criterios de belleza y las reglas del arte. El gusto ocupa un lugar prominente en el siglo xviii, con una enseñanza connotada por la idea de “educación del gusto” (ver Voltaire y Rousseau).

Para Emmanuel Kant, en Crítica de la facultad de juzgar (1790), el gusto es la “facultad de juzgar” la belleza. Una facultad subjetiva, pero cuyo juicio es, sin embargo, de valor universal. Para el inglés Shaftesbury, cuyo trabajo es asumido por Diderot, el gusto es una facultad natural y creativa, gobernada por sus propias leyes.

Dos aspectos fundamentales se destacan en este momento:

el gusto como una facultad subjetiva, innata o perfectible para juzgar las cualidades objetivas de una obra de arte
el gusto como un fenómeno colectivo (factores sociales), por la adhesión a las preferencias estéticas de un grupo o una era (fenómeno de la moda)
Para el filósofo alemán Hegel (1770-1831), el criterio del gusto es un acercamiento superficial y externo al arte, que tiende a reducirlo al nivel del mero entretenimiento. En su sistema filosófico, la idea estética debe ser verdadera; La belleza, por lo tanto, exige “la sumisión de la subjetividad”, y el gusto ya no está conectado con lo bello: “el gusto retrocede y desaparece ante el genio” 4.

Desde el siglo xix, el gusto adquiere un nuevo significado: la capacidad de entrar en la modernidad y el carácter histórico, con autores como Baudelaire, Mallarmé y Valéry.

Desde mediados del siglo xx, el concepto del gusto parece abandonado permanentemente por la crítica artística y literaria por diversos motivos, incluidos los patrones de desconfianza (reglas de la belleza, el arte institucional) o la desconfianza de la subjetividad del juicio estético. Los mecanismos sociales y económicos de la determinación del gusto también han sido clarificados por estudios sociológicos. Según Anne Souriau, el análisis contemporáneo del gusto tiende a oponer dos aspectos 5: preferencia individual y finura de juicio.

Estética
El concepto de estética ha sido el interés de filósofos como Platón, Hume y Kant, que entendieron la estética como algo puro y buscaron la esencia de la belleza o la ontología de la estética. Pero no fue antes del comienzo de la sociología cultural de principios del siglo XIX que la cuestión fue problematizada en su contexto social, que tomó las diferencias y los cambios en la visión histórica como un proceso importante de pensamiento estético. Aunque Critique of Judgment (1790) de Immanuel Kant formuló una idea no relativista de universalidad estética, donde coexistían el placer personal y la belleza pura, fueron los conceptos del gusto de clase los que comenzaron a buscar respuestas esencialmente sociológicas al problema del gusto y estética. Las interpretaciones metafísicas o espirituales de los valores estéticos comunes se han desplazado hacia la localización de grupos sociales que forman el gusto o la moda artística contemporánea.

Las artes
Valeriano Bozal, en la Introducción a su monografía sobre Goya, señala la dificultad de la elusividad involucrada en el tratamiento del gusto en la historia del arte. En la obra de Goya, con la Ilustración, con la Revolución Francesa y con la decadencia de España, la proclamación de la Primera Constitución española en Cádiz, la confiscación de bienes de la Iglesia, Fernando VII, etc. Hay gusto por las imágenes , grotesco, mágico, denuncia de la crueldad, la violencia y el paisaje, como se puede ver en “Asalto de diligencia”, entre otros.

Clement Greenberg señala el diferente sentido de la palabra “gusto” en este momento con características más mundanas, y el del Romanticismo, más meditativo. Sobre la relatividad del gusto, Leonardo da Vinci dice: “La belleza con la fealdad se vuelve más poderosa una al lado de la otra”. La estética ayuda a discriminar y elaborar el gusto, pero “no ha cumplido las expectativas al explicar los gustos”. Quien tiene “buen gusto” aprecia las obras que superarán el paso del tiempo. Cuando el objeto a ser percibido está relacionado con la moralidad, la ética ayuda a elaborar el gusto. Hay autores que estudian el gusto estético junto con el gusto ético.

Se han expresado varias opiniones sobre si el sabor es racional o sensible, si se puede aprender o si es innato, si es individual (o subjetivo) o universal (u objetivo). Emmanuel Kant, en la Crítica del Juicio, afirma que el sentido del gusto se basa en un concepto indeterminado y Montesquieu en su “Ensayo sobre el gusto” señala el concepto indeterminado de “No sé qué”. En “No sé a qué” se refiere Benito J. Feijoo en dos discursos, que forman parte de la obra Universal Critical Theatre, mientras que Stefan Zweig cree que “No se manifiesta ninguna obra de arte a primera vista en toda su profundidad y grandeza”.

En la música, el arte más espiritual, sin “mensaje”, sin contenido, que es una secuencia de impresiones, placer / desagrado se manifiesta inmediatamente en el oyente receptor, teniendo en cuenta que la velocidad a la hora de decidir si una representación es agradable o no, es una capacidad distribuida de manera muy irregular entre todos los espectadores. Para Bozal, “poner en juego el entendimiento es intervenir en el gusto y volver al pasado del clasicismo barroco”.

Andy Warhol dijo que “si quieres saber sobre Andy Warhol, mira la superficie de mis pinturas, mis películas y yo. Estoy allí. Además, no hay nada”. El cambio en las formulaciones artísticas siguió un itinerario (Fauvismo, Expresionismo, Cubismo, Futurismo, Dadaísmo, Neoplasticismo, Orfismo, etc.) lo que se conoce como vanguardismo, que rompe con las formas anteriores, superándolos. La trayectoria o enrutamiento en estas formulaciones es la fuente de discusiones y controversias en lo que se llama postmodernidad.

En la antigüedad, quien determinó cómo quería una obra de arte, encargó al artista, que tuvo que hacerlo por placer del hombre poderoso que lo encargó. Al final del Imperio Romano esta dinámica duraría en los nobles, caballeros, guerreros y terratenientes, junto con la Iglesia que asumió el papel de organizadora de la sociedad con movimientos como Paz y tregua, y los monasterios abrieron el arte como arquitectura, pintura y música (por ejemplo, canto gregoriano) que se mantuvieron durante la mayor parte de la Edad Media.

En la visita a un museo o en una exposición se solicita el silencio máximo a los asistentes que permita la concentración en la observación. Según Ortega y Gasset, el arte moderno es, en esencia, impopular, divide al público entre los que lo comprenden y los que no lo entienden, aquellos que son capaces de mirar únicamente en la estética sin tener en cuenta el contenido o el mensaje, lo que quiere decir, y aquellos que no quieren ver el significado, no ingresen.

Donde las obras se exhiben en múltiples temas, el observador contribuye a priori a su propio interés estético. La repetición de visitas a museos, conciertos, estudios académicos, etc. Aumenta la capacidad de discriminación del gusto.

Cultura
Para GWF Hegel, el sabor corresponde al orden y tratamiento de la apariencia externa de una obra de arte. Debido a que esta apariencia externa de la obra de arte entra en la percepción humana, Hegel descarta los sentidos que no son la vista y el oído. David Hume, en Sobre la regla del gusto indica la dificultad o imposibilidad de normalizar el gusto por la gran diferencia entre el sentimiento y el juicio.

Kant estudia los objetos percibidos en dos áreas: pueden ser hermosos y agradables o pueden ser buenos y utilizables. Cuando un objeto causa una “sensación” inmediata, puede estar influenciado por la sensación a priori del observador. El gusto de un objeto bello es reconocido por todos, es universalizable y comunicable. Cuando hay una reflexión sobre el “sentimiento” que el objeto ha causado, puede haber un interés en su uso y luego el sabor, que todavía existe, ya no está en la estética. Como muestra de uso, Luci Anneu Flor hace una observación sobre el comportamiento de Aníbal al escribir en su libro sobre Titus Livithat Aníbal prefirió saborear la victoria para aprovecharla. “Con victoria posset uti, frui maluit”.

Con la Ilustración, el papel de la Iglesia comienza disminuyendo el valor y el juicio. El arte deja de ser aristocrático para convertirse en burgués. Crítica posterior, provocación, como por ejemplo en pinturas de Goya, de Munch, Van Gogh se agrega al arte. Con la modernidad, como la belleza está abrumada, hay alguien que hace que la fealdad, la obscenidad presente, rompa con el clasicismo anterior. El triunfo de esta práctica revolucionaria, bohemia, pone en crisis el concepto previo sobre cuál es el sabor.

En un concierto de música clásica, hay quienes consideran “mal gusto” para aplaudir los movimientos del concierto y la distancia con el intérprete queda clara. De lo contrario, en un concierto de rock, el público participa activamente y con placer. El espíritu de la colectividad también se encuentra en culturas inéditas como The Galaxy Gutenberg de Marshall McLuhan, citando una obra de John Wilson para el Instituto Africano de la Universidad Occidental de Londres “para señalar que el público africano que mira una película no se sienta aún, sin participar, en silencio, los espectadores africanos no pueden aceptar nuestro papel como consumidores pasivos. McLuhan vincula la alfabetización de la sociedad con la capacidad de vincular una percepción con un concepto y señala que en las culturas analfabetas la determinación del gusto es simultánea a la percepción.

Desde la era clásica, el rechazo de cosas nuevas es común, lo que rompe el sabor tradicional de las cosas ya conocidas. Sabemos que las obras que actualmente están representadas con éxito por el público cuando se dieron a conocer o se dieron a conocer se recibieron con muestras de rechazo. Este rechazo implica la falta de estudio de un trabajo cuando es nuevo. La poca disposición para el estudio crítico de nuevas obras percibidas puede verse influida por el gregarismo, el conformismo y los prejuicios. El estudio crítico en una percepción permite determinar si esta percepción tiene valor estético.

Clases sociales
En el libro The Distinction of Pierre Bourdieu hay un estudio sociológico del gusto, lejos de lo que él llama “culturas-discursos cultos”. Bourdieu describe las condiciones sociales que permiten la generación del gusto porque la educación está relacionada con el gusto por el aprendizaje. Use la palabra “capital” para describir las capacidades o poderes que cada observador tiene a su disposición para examinar y juzgar: capital escolar (conocimiento y calificación), capital cultural (heredado del entorno familiar), capital social, capital económico …

Hay prácticas de “clase”: frecuentar conciertos, tocar el dominio de instrumentos musicales (el piano se percibe como más noble que el acordeón o la guitarra), visitas a museos y exposiciones, leer “cómics”, etc. La palabra “distinción” significa “separar”, “dividir”.

Bourdieu señala tres niveles sociales en los que encuentran diferentes gustos: son el primer nivel que reconoce a compositores como Bach, Mozart, pintores como Goya, Rembrandt, entre otros. El segundo nivel reconoce trabajos de autores como Gershwing, Bernstein, Albéniz, Granados y pinturas impresionistas, pinturas naturalistas, cantantes como Brel, Piaf, Bonet y otros. El tercer nivel consume música ligera de corta vida, o de más calidad pero devaluada por la revelación.

Bourdieu también señala la posición clasista en actividades tales como deportes (golf, polo, atletismo, fútbol, ​​boxeo, etc.) que generalmente se adquieren en la escuela y la familia, áreas que anteriormente estaban ubicadas en cada nivel social.

Lo que se conoce como un gusto social de alto nivel pone a un público determinado fuera de sus objetivos. Según el crítico de arte estadounidense Boris Groys, el observador actual no es el juez de la obra de arte, pero la obra de arte es la que juzga el público. Andy Warhol rompió la distinción que el artista de vanguardia tenía con el público en general.

La historia de la moda muestra cómo la clase social superior deja una moda cuando comienza a asentarse en la clase social inferior. En la sociedad dividida en clases, la moda forma un “continuo” de unión entre estas clases. En el caso del arte, la unión es fragmentaria, discontinua.

Moda
En su libro El imperio del efímero Gilles Lipovetski comienza con la siguiente frase: “Entre la intelectualidad, el tema de la moda no está teniendo lugar”. Entre los pocos intelectuales que prestan atención a la moda podemos encontrar a Walter Benjamin (en su obra Passages), Leopardi, Simmel. En la sociedad primitiva, donde no había estructuras estatales o sociales y económicas muy desarrolladas y, sobre todo, sin el sentido de la individualidad y la autonomía, la moda prácticamente no existía. El individualismo se ha desarrollado principalmente en el mundo occidental desde el siglo XIX, y no ha aparecido de manera teórica en profundidad.

El “auto-placer”, conocido como narcisismo, aumenta enormemente el deseo de mejorar la apariencia y la moda ofrece al individuo la posible similitud con personas admiradas por alguna razón, estética, económica o de otro tipo. Cuando la moda entra en campos de valores sustanciales, como la política criterios, religiosidad, individualismo, etc. Esto resulta en una indiferencia humillante por el valor antes mencionado.

La posición social desfavorable de las mujeres influye en el interés que tienen de seguir la moda, ya que la moda acentúa igualmente la paralela y la individualización. La moda es la imitación de un modelo dado que se mezcla con la necesidad de distinguirse, enfatizar, cambiar en el modelo que se ha elegido.

En la Edad Media, los cortesanos y cortesanos imitaban los caprichos de los reyes en la ropa, los muebles y la residencia. A medida que la estructura económica se hizo más compleja, este deseo de imitar la aparición de personajes de clase alta se extendió a todos los niveles. La moda se convirtió en una demostración del lugar que estaba ocupado en la escala social y el lugar que se perseguía. En el reinado de Luis XIV apareció Haute Couture y el lujo se convirtió en un mercado. Lipovetski menciona el individualismo estético que permite a los consumidores adaptar un objeto (ropa, motocicletas, etc.) al gusto de cada individuo, modificándolo parcialmente. En inglés hay una palabra que define esta individuación: personalizar, y en catalán esta moda se conoce como “personalizar” (coloquialmente ‘personalizar’).

Por el momento los gustos en el mundo de la moda son inconstantes, efímeros e impredecibles. En los mercados que tienen algún papel en la creación de tendencias, hay informática, fabricantes de materiales, industria cosmética, publicidad, productores de espectáculos, fabricantes de vehículos, lobbies, etc.

En 1984, se vendieron 20 millones de copias de un álbum de Michael Jackson y 10 millones de álbumes de Prince, fervientes en su audiencia. Durante las audiciones de estas canciones, la pasión se generalizó, el fervor que acompañó la transgresión de las normas tradicionales, la osadía de cambiar el modelo conservador. Pero la transgresión en los gustos y la moda ya está integrada en la sociedad actual con el papel del tamaño compensatorio, equilibrando el cumplimiento.

Actualmente hay un aumento de la libertad individual limitado principalmente a la escena de la moda fugaz, siendo rentable por el narcisista. Para Lipovetsky, el individuo presente se caracteriza por una “indiferencia histórica”, una de las características de la posmodernidad.

El mercado
En la música, el mercado del gusto descansa en 4 brazos: los artistas intérpretes o ejecutantes, los gerentes de agencias y audiencias, las compañías discográficas y los críticos. En muchos conciertos, las compañías seleccionan las obras de acuerdo con la historia de los ingresos que han tenido en la taquilla. Estas dimensiones influyen en el artista de alguna manera al prescribir lo que tiene que hacer para unirse al gusto actual del público.

Se realizan estudios sobre el gusto experimentado por el público frente a diversas obras que acumulan datos estadísticos, encuestas, etc. Estos estudios pueden ser utilizados por los productores (de obras de cine, novelas, canciones, publicidad, etc.) llevando a conclusiones quizás desafortunadas .

Para Joan DeJean, que inició el mercado de la moda en el mundo fue Jean-Baptiste Colbert (1619-1683), bajo el reinado del “Rey Sol” Louis XIV de Francia.

En la interpretación (música, artes escénicas), existe principalmente el posible efecto que busca provocar la aprobación en público y la admisión, efímera, en sí misma.

Quién tiene “olor” para encontrar de inmediato a primera vista una obra de arte es el verdadero fanático del arte. Este olor es el resultado de la educación. El mercado de obras de arte, autores y géneros centra el valor en las marcas sociales que acompañan al lugar donde se consumen, dónde se publican.

El gusto no forma parte intrínseca del mundo, no es inmutable, se crea inicialmente y tiene un final. La formación de un sabor puede ser de un mercado exitoso.

Consumo
El gusto y el consumo están estrechamente vinculados entre sí; el gusto como preferencia de ciertos tipos de prendas de vestir, alimentos y otros productos afecta directamente las elecciones del consumidor en el mercado. Sin embargo, el nexo causal entre el gusto y el consumo es más complicado que una cadena directa de eventos en los que el gusto crea una demanda que, a su vez, crea oferta. Hay muchos enfoques científicos al gusto, específicamente en los campos de la economía, la psicología y la sociología.

Mecánica
La definición de consumo en su contexto económico clásico se puede resumir en el dicho “la oferta crea su propia demanda”. En otras palabras, el consumo se crea y se iguala a la producción de bienes de mercado. Esta definición, sin embargo, no es adecuada para acomodarse a ninguna teoría que intente describir el vínculo entre el gusto y el consumo.

El economista Thorstein Veblen propuso un modelo económico más complejo para el gusto y el consumo. Desafió la simple concepción del hombre como consumidor llano de sus necesidades más importantes, y sugirió que el estudio de la formación de los gustos y los patrones de consumo era esencial para la economía. Veblen no ignoró la importancia de la demanda de un sistema económico, sino que insistió en el rechazo del principio de maximización de la utilidad. La concepción económica clásica de la oferta y la demanda debe extenderse para acomodar un tipo de interacción social que no es inmanente en el paradigma económico.

Veblen entendió al hombre como una criatura con un fuerte instinto para emular a otros para sobrevivir. Como el estado social en muchos casos se basa al menos parcialmente en o está representado por la propiedad de uno, los hombres tienden a intentar igualar sus adquisiciones con aquellos que son más altos en una jerarquía social. En términos de gusto y consumo moderno, esto significa que el gusto se forma en un proceso de emulación: las personas se emulan mutuamente, lo que crea ciertos hábitos y preferencias, lo que a su vez contribuye al consumo de ciertos bienes preferidos.

El argumento principal de Veblen se refería a lo que él llamaba clase de ocio, y explica el mecanismo entre el gusto, la adquisición y el consumo. Tomó su tesis del gusto como factor económico y la fusionó con la hipótesis neoclásica de la falta de atención, que afirma que ningún hombre puede estar satisfecho con su fortuna. Por lo tanto, aquellos que pueden permitirse lujos están obligados a estar en una mejor situación social que otros, porque la adquisición de lujos por definición otorga un buen estatus social. Esto crea una demanda de ciertos bienes de ocio, que no son necesidades, pero que, debido al gusto actual de los más acomodados, se convierten en productos deseados.

En diferentes períodos de tiempo, el consumo y sus funciones sociales han variado. En el siglo XIV, el consumo de Inglaterra tenía un elemento político significativo. Al crear un costoso y lujoso gusto aristocrático, la Monarquía pudo legitimarse en un estatus elevado y, de acuerdo con el mecanismo del gusto y el consumo, al imitar el gusto de los Reales, la nobleza compitió por una posición social elevada. El esquema aristocrático de consumo llegó a su fin, cuando la industrialización hizo que la rotación de las mercancías fuera más rápida y los precios más bajos, y los lujos de los tiempos pasados ​​se convirtieron en un indicador cada vez menos del estatus social. A medida que la producción y el consumo de productos se volvieron más grandes, las personas podían elegir entre diferentes productos. Esto preveía que la moda se creara en el mercado.

La era del consumo masivo marca otro nuevo tipo de patrón de consumo y gusto. A partir del siglo XVIII, este período puede caracterizarse por el aumento en el consumo y el nacimiento de la moda, que no puede ser explicado con precisión solo por el estatus social. Más que establecer su clase, las personas adquirieron bienes solo para consumir hedonísticamente. Esto significa que el consumidor nunca está satisfecho, sino que constantemente busca novedades y trata de satisfacer el deseo insaciable de consumir.

En lo anterior, el gusto ha sido visto como algo que presupone el consumo, como algo que existe antes de las elecciones del consumidor. En otras palabras, el gusto se ve como un atributo o propiedad de un consumidor o un grupo social. La vista alternativa crítica para el gusto atribuible sugiere que el gusto no existe en sí mismo como un atributo o una propiedad, sino que es una actividad en sí misma. Este tipo de concepción pragmática del gusto deriva su impulso crítico del hecho de que los gustos individuales no pueden observarse en sí mismos, sino que solo los actos físicos pueden. Basándose en Hennion, Arsel y Bean sugieren un enfoque de teoría práctica para comprender el gusto.

Perspectivas críticas
El consumo, especialmente el consumismo masivo ha sido criticado desde varias direcciones filosóficas, culturales y políticas. El consumo se ha descrito como excesivamente llamativo o ambientalmente insostenible, y también como un signo de mal gusto.

Muchos críticos han expresado su opinión en contra de la creciente influencia de la cultura de masas, por temor a la disminución de la divergencia mundial de la cultura. Por ejemplo, McDonald’s ha sido visto como un monumento al imperialismo cultural de Occidente. McDonaldization es un término usado para describir la práctica entre las compañías de comida rápida de extender su franquicia en todo el mundo, lo que hace que las pequeñas empresas étnicas y las culturas alimentarias desaparezcan. Se afirma que la conveniencia de obtener la misma hamburguesa puede reducir el interés de los consumidores en las experiencias culinarias tradicionales.

La cultura occidental del consumismo ha sido criticada [¿según quién?] Por su uniformidad. Los críticos argumentan que, si bien la industria de la cultura promete a los consumidores nuevas experiencias y aventuras, de hecho las personas son alimentadas con el mismo patrón de cumplimiento rápido pero temporal. Aquí el gusto, se sugiere, se usa como un medio de represión; como algo que se da desde arriba, o desde la industria de la cultura de masas, a personas que carecen de ideologías y voluntades contenidas y extensas. Esta crítica insiste en que la cultura occidental popular no llena a las personas con la satisfacción estética y cultural.

Clases sociales
Podría decirse que la cuestión del gusto está en muchos aspectos relacionada con las divisiones sociales subyacentes de la comunidad. Es probable que exista una variación entre los grupos de diferentes niveles socioeconómicos en las preferencias por prácticas y bienes culturales, en la medida en que a menudo es posible identificar tipos particulares de gustos de clase. Además, dentro de muchas teorías sobre el gusto, la dinámica de clase se entiende como uno de los principales mecanismos que estructuran el gusto y las ideas de sofisticación y vulgaridad.

Imitación y distinción
Los sociólogos sugieren que las personas revelen mucho sobre sus posiciones en las jerarquías sociales según cómo sus elecciones cotidianas revelan sus gustos. Esa es la preferencia por ciertos bienes de consumo, las apariencias, los modales, etc. pueden señalar el estado porque se percibe como parte del estilo de vida de los grupos de alto estatus. Pero, además se argumenta, no solo que los patrones de gusto están determinados por la estructura de clase. porque las personas también pueden emplear estratégicamente distinciones de gusto como recursos para mantener y redefinir su estatus social.

Cuando el gusto se explica a causa de sus funciones para la competencia de estatus, las interpretaciones a menudo se basan en el modelo de emulación social. Se supone, en primer lugar, que la gente desea distinguirse de aquellos con un estatus más bajo en la jerarquía social y, en segundo lugar, que la gente imitará a aquellos en posiciones más altas.

El sociólogo alemán Georg Simmel (1858-1918) examinó el fenómeno de la moda, como se manifiesta en patrones de sabor rápidamente cambiantes. Según Simmel, la moda es un vehículo para fortalecer la unidad de las clases sociales y hacer que sean distintas. Los miembros de las clases altas tienden a señalar su superioridad, y actúan como iniciadores de nuevas tendencias. Pero el gusto de la clase alta es pronto imitado por las clases medias. A medida que los bienes, las apariencias, los modales, etc., concebidos como marcadores de estatus de clase alta se vuelven lo suficientemente populares, pierden su función de diferenciación. Entonces las clases altas tienen que originar aún más innovaciones estilísticas.

El gusto particular de las clases altas ha sido analizado por un economista Thorsten Veblen (1857-1929). Sostiene que distanciarse de las dificultades del trabajo productivo siempre ha sido el signo concluyente de un alto estatus social. Por lo tanto, el gusto de la clase alta no está definido por cosas que se consideran necesarias o útiles, sino por aquellas que son lo opuesto. Para demostrar la falta de productividad, los miembros de la llamada clase de ocio desperdician notablemente tanto el tiempo como los bienes. El estrato social inferior hace todo lo posible para imitar el estilo de vida no productivo de las clases altas, aunque en realidad no tienen medios para ponerse al día.

Una de las teorías más ampliamente referenciadas de los gustos basados ​​en la clase fue acuñada por el sociólogo francés Pierre Bourdieu (1930-2002), quien afirmó que los gustos de las clases sociales están estructurados sobre la base de evaluaciones sobre las posibilidades y limitaciones de la acción social. Algunas opciones no son igualmente posibles para todos. Las limitaciones no son simplemente porque los miembros de diferentes clases tienen cantidades variables de recursos económicos a su disposición. Bourdieu argumentó que también existen importantes recursos no económicos y que su distribución afecta la estratificación social y la desigualdad. Uno de esos recursos es el capital cultural, que se adquiere principalmente a través de la educación y el origen social. Consiste en conocimiento y competencia acumulados para hacer distinciones culturales. Poseer capital cultural es una ventaja potencial para la acción social, proporcionando acceso a credenciales de educación, ocupaciones y afiliación social.

Al evaluar las relaciones entre los patrones de consumo y la distribución del capital económico y cultural, Bourdieu identificó distintos gustos de clase dentro de la sociedad francesa de los años sesenta. El gusto de la clase alta se caracteriza por distinciones refinadas y sutiles, y le da un valor intrínseco a la experiencia estética. Este tipo particular de sabor fue apreciado como la base legítima del “buen gusto” en la sociedad francesa, reconocido también por las otras clases. En consecuencia, los miembros de las clases medias parecían practicar “buena voluntad cultural” al emular los modales y estilos de vida de clase alta. El gusto de las clases medias no se define tanto por la auténtica apreciación de la estética como por el deseo de competir en el estatus social. Por el contrario, el gusto popular de las clases trabajadoras se define por un imperativo para “elegir lo necesario”. No se le da mucha importancia a la estética. Esto puede deberse a una privación material real excluyendo todo lo necesario pero, también, debido a un hábito, formado por experiencias colectivas de clase.

Crítica de las teorías basadas en la clase
Las teorías del gusto que se basan en las ideas de la competencia de estatus y la emulación social han sido criticadas desde varios puntos de vista. En primer lugar, se ha sugerido que no es razonable rastrear toda la acción social hasta la competencia de estatus. Eso es mientras que marcar y reclamar el estado son fuertes incentivos, las personas también tienen otras motivaciones también. En segundo lugar, se ha argumentado que no es plausible suponer que los gustos y estilos de vida siempre se difundan hacia abajo desde las clases altas. y que en algunas situaciones la difusión de los gustos puede moverse en la dirección opuesta.

También se ha argumentado que la asociación entre la clase social y el gusto ya no es tan fuerte como solía ser. Por ejemplo, los teóricos de la Escuela de Frankfurt han afirmado que la difusión de productos culturales masivos ha oscurecido las diferencias de clase en las sociedades capitalistas. Es decir que los productos consumidos pasivamente por miembros de diferentes clases sociales son casi todos iguales, con solo diferencias superficiales con respecto a la marca y el género. Otras críticas se han concentrado en los efectos desclasificadores de la cultura posmoderna; que los gustos de los consumidores ahora están menos influenciados por las estructuras sociales tradicionales, y se involucran en el juego con significantes que flotan libremente para redefinirse perpetuamente con lo que encuentren placentero.

Mal sabor
“Mal gusto” (también mal gusto o vulgaridad) es generalmente un título dado a cualquier objeto o idea que no cae dentro de la idea de una persona de los estándares sociales normales del tiempo o área. Al variar de la sociedad a la sociedad y de vez en cuando, generalmente se piensa que el mal gusto es algo negativo, pero también cambia con cada individuo. Una visión contemporánea es que “una gran cantidad de versos dramáticos escritos durante los periodos isabelino y jacobeo es de mal gusto porque es grandilocuente” o un lenguaje altisonante con poco significado.